Escrito por Tendenzias

Botulismo: Causas, Síntomas y Tratamiento

Hoy os vamos a hablar de una enfermedad que no es muy frecuente, pero que puede llegar a provocar graves problemas de salud. Nos referimos al botulismo, y hoy hablamos sobre sus posibles causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es el botulismo?

El botulismo es una enfermedad poco común que es causada por la bacteria Clostridium botulinum. Esta bacteria se puede encontrar en suelos y aguas contaminadas, por lo que suele pasar al ser humano a través de los animales o el pescado.

Se trata de una enfermedad bastante grave, cuya bacteria puede penetrar en el organismo a través de diferentes vías. En los siguiente puntos tratamos más a fondo cuáles son las causas que provocan la enfermedad, sus síntomas concretos, y los tratamientos más adecuados.

Es una enfermedad que puede afectar a personas de todas las edades. Sin embargo, la mayoría de los casos reportados son de niños, de hecho, de los 100 casos que hubo el año pasado en Estados Unidos, la mayoría eran de bebés.

Causas del botulismo

Como hemos adelantado, el botulismo es causado por una bacteria que está presente en aguas y suelos no tratados. Al ser ingerida por los animales o los peces, esta bacteria produce unas esporas que son capaces de sobrevivir si estos alimentos no han sido tratados de forma correcta.

Por tanto, una de las principales causas de botulismo es la ingesta de alimentos mal tratados o que no se hayan guardado en condiciones óptimas de conservación, principalmente pescados y carnes, pero también en los alimentos enlatados. Algunos de los alimentos susceptibles de estar contaminados son la miel, la carne de cerdo, el pescado crudo o poco cocinado,

Por otro lado, otra de las maneras que tiene la bacteria de penetrar en el organismo es a través de heridas. La bacteria puede desarrollarse en heridas abiertas y penetrar al organismo a través de ellas, afectando al sistema nervioso periférico de la misma manera que haría si penetrara a través de los alimentos. En este caso el desarrollo de la enfermedad podría llegar a confundirse con una infección por tétanos.

Como hemos dicho, uno de los grupos de población que está más expuestos a la contaminación por la bacteria Clostridium botulinum son los bebés y niños pequeños. Puede pasar a su organismo a través de zumos o jarabes, o por haber usado chupetes untados en miel contaminada por dicha bacteria. En el caso de los bebes las bacterias se reproducen en sus propios intestinos.

Síntomas del botulismo

El botulismo es una enfermedad que causa la muerte en alrededor un 5% de los casos entre los bebés, aunque detectarla a tiempo reduce significativamente los riesgos de mortalidad.

En cualquier caso, los síntomas del botulismo se empiezan a notar entre 8 horas y dos días después de que la bacteria haya penetrado en el organismo.

Los principales síntomas que pueden indicar la aparición de botulismo en niños de más de 6 años y adultos es la debilidad y parálisis en zonas del cuerpo con ausencia de fiebre. Estos síntomas suelen venir acompañados de ptosis en los párpados (caída permanente de los párpados), dificultad para hablar y tragar, pupilas fijas y dilatadas, dificultades para respirar, vómitos y náuseas, visión doble, boca seca, etc.

Por su parte, en el caso de los bebés la enfermedad puede presentar otros síntomas distintos. Se pueden tomar como posibles indicios de botulismo cuando el bebé manifiesta debilidad, por ejemplo al llorar, desgana al comer, babeo incontrolado, incapacidad para succionar leche materna, etc.

En muchos casos, sobre todo en los que la enfermedad no se ha detectado de forma prematura, algunos síntomas pueden persistir durante largos períodos de tiempo. Sobre todo aquellos que dependen del sistema nervioso. Por ejemplo, es común que la persona tenga largos períodos de debilidad o de reducción de la lucidez mental, así como una caída permanente en los párpados.

Por todo ello, siempre es recomendable pedir diagnóstico a un médico en cuanto notemos alguno de estos síntomas en nosotros o nuestro bebé.

Diagnóstico del botulismo

Antes de proceder al tratamiento se debe confirmar por parte del médico que se trata de un caso de botulismo. Para ello, se puede realizar diversas pruebas. Una de ellas es realizar un examen físico al paciente, para detectar parálisis, problemas de habla o de párpados caídos, etc.

Por otro lado, para confirmar el diagnóstico también se pueden realizar análisis de sangre o de heces, para comprobar la presencia (o no) de la bacteria. Otra manera de poder confirmar el diagnóstico final es realizar pruebas de laboratorio a los alimentos ingeridos en los últimos días por el paciente.

Tratamiento del botulismo

Una vez se haya confirmado que el individuo padece botulismo,se debe proceder a su tratamiento inmediato. Éste se realiza mediante la administración de un medicamento denominado antitoxina botulínica, específico para combatir la bacteria que produce el botulismo.

En algunos casos los pacientes tendrán muchas dificultades para respirar, por lo que es probable que se les coloque una sonda y que se les acople a un respirador artificial. Por otro lado, como ya hemos visto, otro de los síntomas del botulismo es la dificultad para tragar. En caso de ser incapacidad grave, el paciente podría necesitar recibir el alimento por vía intravenosa.

En casos aislados es posible que se conozca que la persona acaba de ingerir un alimentos contaminado por la bacteria. En estos casos se podría evitar que el organismo llegue a absorber la bacteria, por ejemplo provocando el vómito o a través del uso de laxantes. En cualquier caso, la visita al médico es obligada ya que esta actuación no garantiza que la toxina haya sido completamente eliminada.

Por otro lado, es probable que el botulismo haya dejado secuelas físicas en el paciente, por lo que una vez superada la enfermedad es necesario tener que hacer rehabilitación, para volver a recuperar la movilidad y fuerza en los músculos y recuperar el dominio de otras funciones, como el control de la mirada.

Enlaces de interés:

Demedicina.com

Newsletter