Escrito por

Beneficios de la miel: ideal para casi todo

Todos los alimentos nos aportan una gran cantidad de beneficios para nuestro organismo y la falta de alguno de ellos pude hacer que este no funcione y no cumpla con sus funciones cómo debería. Es por ello que siempre se nos ha dicho que debemos llevar una dieta equilibrada y variada para poder mejorar nuestra salud y mantenerla. Hoy, vamos a ver todos los beneficios que la miel nos puede aportar y para qué la podemos usar. De este modo, te darás cuenta de lo importante que es para ti tomar una cucharada de miel al día como mínimo. Vamos a verlos.

Beneficios de la miel

Beneficios de la miel: ideal para casi todo

Dentro de los beneficios más destacados de la miel podemos mencionar los siguientes:

Procesos hormonales

La miel es rica en Omega-6 por lo que es un gran alimento para ayudarnos a regular las hormonas. De este modo, la miel pasa a ser un gran aliado contra los síntomas menstruales.

Fuera tos

La miel es perfecta para calmar la tos y es que al ser densa y suave tiene la peculiaridad de calmarnos el cuello cuando este está irritado. La tos se provoca por esta irritación, la cual nos crea un tipo de picazón que puede llegar a ser muy molesto y durar mucho tiempo. Una cucharada de miel nos ayudará a acabar con este problema.

Buena contra las alergias

La miel también es adecuada para aquellas personas que sufren alergias pues se ha podido comprobar que esta minimiza los síntomas de ellas.

Buena para descansar

La miel nos ayuda a crear la melatonina, una sustancia natural que nuestro cuerpo genera para que podamos descansar. Cuando los niveles de melatonina no son los adecuados es cuando tenemos problemas para conciliar el sueño y para descansar bien. La miel actúa como una ayuda en la creación de esta sustancia, por lo que nos permite descansar mejor.

Fuente de energía

Beneficios de la miel: ideal para casi todo

Por otro lado, la miel es una gran fuente de vitaminas y de proteínas, lo que hace que sea uno de los mejores alimentos con los que empezar el día. Verás que si añades una cucharada de miel a tu café o zumo, tendrás mucha más energía durante todo el día.

Estimula el sistema inmunológico

La miel también es adecuada para estimular nuestro sistema inmunológico y esto es de lo más importante a la hora de prevenir infecciones y resfriados. Sobre todo, es importante tomar miel en invierno como medida para prevenir los resfriados.

Contra los labios y la piel seca

Al ser un elemento natural, la miel se puede usar sin problemas como un hidratante natural o suavizante, por decirlo de un modo. En el caso de tener labios secos, solo deberemos aplicar un poco de miel en ellos para que estos recuperen su hidratación y elasticidad.  Lo mismo sucede con la piel y es por ello que cada vez podemos encontrar en el mercado más jabones hechos con miel.

Antibacteriana

La miel es antiubacterina, por lo que funciona muy bien como complemento a la hora de tomar antibióticos o de prevenir infecciones.

Como ves, la miel es uno de los productos con los que tu salud mejorará y mucho por lo que no deberías dudarlo ni un minuto y deberías añadir la miel a tu dieta habitual.

Las vitaminas de la miel de Abeja

Ya os hemos explicado cuáles son las muchas propiedades que tiene la miel de abeja, que al margen de su sabor, sirve para casi todo gracias a sus muchas vitaminas, que son, vitamina A, B, C, D, E y K de modo que os explicamos cuáles son una a una y de qué modo benefician a nuestro organismo.

Vitamina A

La miel contiene como decimos muchas vitaminas, y comenzamos con la vitamina A de la que sabemos que  una de sus funciones principales es promover la visión. Sin embargo, este no es su único rol ya que juega un papel vital en la reproducción y el crecimiento, especialmente en los niños, así que timar miel es también importante para el crecimiento óseo y la remodelación ósea.

Además, la Vitamina activa nuestras células inmunes y es vital en la síntesis de proteínas, esto contribuye a la protección de la piel contra el daño solar y promueve la integridad de las membranas mucosas dentro del cuerpo.

Vitamina B1

La vitamina B1, o tiamina, también está presente en la miel cruda. La tiamina ayuda a descomponer los carbohidratos para alimentar el cuerpo. También neutraliza los radicales libres que pueden comprometer el sistema inmune y acelerar el proceso de envejecimiento.

Vitamina B2

La miel cruda contiene vitamina B2, también conocida como riboflavina. La riboflavina es una vitamina soluble en agua que ayuda a alimentar la energía del cuerpo al convertir los carbohidratos en azúcar. También ayuda con la descomposición de grasas y aminoácidos.

Vitamina B3

La vitamina B3 o niacina también se encuentra en la miel cruda. La niacina puede ayudar a reducir los niveles de colesterol malo o LDL, lipoproteínas de baja densidad y también aumentar los niveles de colesterol beneficioso o HDL – lipoproteínas de alta densidad.

Vitamina B5

La miel cruda contiene vitamina B5, también conocida como ácido pantoténico. La vitamina B5 está presente en el plasma sanguíneo, donde mantiene el equilibrio de las hormonas y mantiene el sistema nervioso en las mejores condiciones.

Vitamina B6

La miel cruda también tiene un alto contenido de vitamina B6. Esta vitamina es importante para el cuerpo humano ya que está involucrada en reacciones químicas que tienen lugar cada minuto. La vitamina B6 es en realidad un grupo de tres vitaminas diferentes; piridoxamina, pridoxal y piridoxina. Esta combinación funciona en conjunto con las enzimas del cuerpo para garantizar que el metabolismo de su cuerpo funcione correctamente.

Vitamina C

La miel cruda es rica en vitamina C. Los expertos médicos creen que la vitamina C es una de las vitaminas más efectivas disponibles para los humanos. Aumenta el sistema inmunitario, ayudando a proteger al cuerpo de infecciones y enfermedades. La vitamina C también es ideal para la piel y puede ser absorbida tópicamente. Esto significa que la miel cruda se puede aplicar sobre la piel como un limpiador facial y también para aliviar los síntomas tópicos, como quemaduras, erupciones cutáneas y piel seca.

Vitamina D

Técnicamente hablando, si pasamos suficiente tiempo al sol, no necesitaríamos vitamina D de los alimentos, sin embargo, existen factores que limitan la exposición al sol, ya sea en la época del año, en la hora del día, y otros factores de modo que podemos tomar miel, y beneficiarnos también de la vitamina D que contiene.

Esta vitamina es importante para el crecimiento del hueso, ya que ayuda con la absorción del calcio. También es importante para la función del sistema inmunitario, el sistema nervioso, los músculos y la piel. Recientemente se ha demostrado que es beneficioso en el tratamiento de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple y la fibromialgia.

Vitamina E

La vitamina E proporciona tratamiento para afecciones de la piel como el eccema, además de ayudar a reducir cicatrices y reparaciones y protege la piel. Con todo ello, se recomienda que la miel, que tiene mucha vitamina E sirva como base para todo tipo de mascarillas faciales.

Vitamina K

Los coágulos de sangre se forman a través de una serie de reacciones químicas en su cuerpo. La vitamina K es esencial para esas reacciones. La vitamina K se conoce como la vitamina de coagulación, porque sin ella, la sangre no se coagularía.

La vitamina K aumenta las reacciones químicas en tu cuerpo necesarias para que la sangre se coagule. Cuanta más vitamina K tome, más reacciones químicas producirá tu cuerpo para que la sangre se coagule. De ahí que tu sangre se “espese”.

Además, algunos estudios sugieren que ayuda a mantener huesos fuertes en los ancianos demodo que no dudes en tomar miel para beneficiarte también de ello.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos