Escrito por Tendenzias

Tres consejos para estar sano en verano

Con sólo cuidar y fomentar tres hábitos en tu día a día durante este verano, verás cómo disfrutas mucho más y te encuentras mejor tanto por dentro como por fuera.

infografia

Son sólo tres consejos los que tenemos que tener en cuenta para comenzar a sentirnos más sanos, para que nuestro cuerpo responda a lo que le pedimos y haya más armonía. Si además de llevar esto a cabo durante el verano lo aplicas a tu día a día durante el año, vas a notar grandes diferencias.

Consejo 1. Cuida la alimentación

La alimentación lo es todo. En base a cómo te alimentas tienes una piel más o menos sana, tu sistema digestivo funciona de mejor o de peor manera, se traduce también en tu forma de conciliar el sueño y llegar a descansar, etcétera.

Una alimentación sana y equilibrada pasa por:

  • comer con más tranquilidad;
  • evitar picotear entre horas;
  • reducir la ingesta de alimentos grasos, que puedes cambiar por otros con menos grasas como cambiar el bacon de cerdo por el bacon de pavo (lo puedes encontrar en ElPozo de la gama BienStar) que contiene un 70% menos de grasas;
  • ten cuidado con los dulces y evita la bollería industrial;
  • ojo con los hidratos de carbono, con tres veces por semana llegaría.

Consejo 2. Mantén una buena hidratación

hidratacion

Estamos pasando unos días con unas temperaturas muy elevadas, por lo que estamos escuchando en los medios de comunicación que es necesaria una buena hidratación.

Pues bien, no lo mantengas sólo unos días, llévalo a cabo de forma diaria para que no te sientas cansado ni agotado. Tu cuerpo necesita líquidos ¡dáselos!

Si necesitas perder peso o mantenerte en tu línea, ten en cuenta que el alcohol de una simple cerveza ya son más calorías para el cuerpo, así que puedes evitarlas o enfatizar tu interés por los otros dos consejos que te damos.

Consejo 3. Haz un poquito de ejercicio

Yoga, una buena forma de meditación

No necesitas apuntarte a un gimnasio, que tampoco estaría mal, sólo comenzar a moverte más y dejar la vida sendentaria a un lado.

Puedes subir las escaleras de casa en lugar de subir en ascensor, salir a pasear cuando refresca en lugar de irte a tomar algo a una terraza, caminar por la orilla de la playa en lugar de tumbarte a tomar el sol (¡también te bronceas caminando!), preparar una ruta de senderismo si estás en plena naturaleza en lugar de hacer siempre lo mismo.

Con sólo un pequeño cambio, vas a notar cómo te sientes mejor contigo mismo.

Demedicina.com

Newsletter