UP

-     Escrito por gon

Técnicas Médicas Antiguas – Las Técnicas Médicas de la historia no aptas para la salud

En la historia de la medicina, no siempre los métodos utilizados han sido precisamente los mejores para la conservación de la salud. La mayoría de los que exponemos a continuación hoy no tienen cabida, afortunadamente, lo que me lleva a preguntarme qué técnicas, hoy consideradas lo último en medicina, serán consideradas como terribles e inhumanas dentro de 100 años. Hoy en DeMedicina vemos algunas técnicas médicas antiguas no aptas para la salud.

tecnicas medicas antiguas

Técnicas médicas antiguas no aptas para la salud

Se suele decir que la medicina avanza a pasos agigantados. Si bien es cierto que todavía existen muchas cosas para las que no hay cura, la medicina ha ido evolucionando y encontrando cura para numerosos problemas de salud, enfermedades e infecciones de todo tipo. Sin embargo, si algo tiene la medicina es que para saber si un médicamente o un tratamiento funciona de verdad es necesario probarlo con alguien.

Lógicamente, hoy en día los hospitales y centros sanitarios cuentan con equipos, materiales y medicinas que ayudan mucho en los cuidados médicos. Pero, imagínese el lector lo que podría suponer hace algunos cientos de años por ejemplo en la Edad Media, el romperse una pierna o tener los dolores propios de una muela del juicio infectada. Ahora piensen en que no hace tantos años ni siquiera existía la anestesia y que los métodos para cicatrizar las heridas eran, por decirlo de alguna manera, candentes…

A lo largo de la historia ha habido mucha gente que ha creído tener el remedio para esta o aquella dolencia, en muchos casos supuestos remedios milagrosos que terminaron causando al menos tanto sufrimiento para el paciente como la propia enfermedad. Por nuestra parte aquí os dejamos 10 técnicas médicas cuanto menos sorprendentes, y que hoy en día no utilizaría ningún médico profesional.

Uso de drogas en la composición de medicamentos para niños

En el siglo XIX salieron al mercado una serie de jarabes y otros productos para niños para calmar los dolores dentales y otras molestias, como el “Jarabe de Mrs. Winslow”. Se aseguraba que no existía ningún riesgo para los más pequeños de la casa.

soothing syrup

¿Y que llevaban en su composición que hacía a los niños dormir plácidamente y no sentir nada?: Pues llevaban nada menos que lo que hoy conocemos como drogas o estupefacientes, tales como morfina, codeína, heroína, opio en polvo o cannabis, que, por supuesto, los dejaba prácticamente inconscientes.

En el caso concreto del “Jarabe de Mrs. Winslow” el ingrediente principal era la cocaína Suerte que no le dió tiempo a crear toda una generación de adictos desde la cuna.

El mercurio como elemento curativo

Durante mucho tiempo se consideró que el mercurio era bueno prácticamente para todo, y no sólo en uso externo, sino también para tomar, como por ejemplo para vencer el estreñimiento.

Mercurio

Hoy se sabe que es altamente tóxico y que su consumo provoca dolores en el pecho, problemas de corazón y de pulmón, tos, temblores, espasmos musculares violentos, reacciones psicóticas, delirio, alucinaciones, tendencias suicidas, y desagradables trastornos en el bazo, los testículos o el ano. Por el uso de remedios como éste debió de ser la razón por la que se empezó a acuñar el término despectivo de “matasanos” para referirse a los médicos.

Heroína como remedio para la tos

¿Sabías que la heroína fue originariamente desarrollada por la farmacéutica Bayer?. ¿Y que estaba indicado como remedio para la tos?. Los laboratorios Bayer lo sacaron al mercado junto a la archiconocida Aspirina, como un analgésico infalible y muy eficaz en ciertos problemas pulmonares.

Hero�na para la tos de Bayer

Hoy en día es por todos conocido que la heroína es adictiva y destructora de la salud. Al menos no hicieron como el doctor del primer ejemplo, y no se dedicaron a suministrarle la heroína a los bebés. Parece que con la cocaína les era suficiente.

Curas eléctricas contra la impotencia

Camas electrificadas, cinturones de descargas eléctricas y otros artilugios aplicados sobre el pene, se proclamaron como la gran solución a los problemas de potencia sexual.

Cinturon electrico para penes

Afortunadamente, los métodos de hoy en día resultan mucho menos dolorosos, aunque quizás no mucho menos peligrosos, para la integridad del miembro masculino.

Las descargas eléctricas son un habitual dentro del historial médico y sanitario, y también se han utilizado como remedios para dolencias óseas, reanimaciones cardiopulmonares o, incluso, en métodos psiquiátricos experimentales y radicales.

Práctica de lobotomías contra los trastornos psiquiátricos

.

En la década de los cuarenta se puso de moda la lobotomía como cura para enfermedades mentales como la esquizofrenia, o trastornos como la depresión o la ansiedad. De hecho, su creador, Egas Moniz, recibió el Premio Nobel en 1949 y llegó a aplicarse a nada menos que 70.000 personas.

Lobotomia

La última lobotomía se practicó en 1967 gracias al desarrollo y utilización de los medicamentos anti-psicóticos. Seguro que muchos se acordarán de la película “Alguien voló sobre el nido del Cuco”, protagonizada por Jack Nicholson, y cuyo argumento va muy en consonancia con esta práctica médica.

Orinoterapia, tratamiento mediante el consumo de orina

Este antiguo remedio ha vuelto a ponerse de moda y hoy en día se vuelve a hablar del consumo de orina como remedio para multitud de enfermedades.

Orinoterapia

Por supuesto, se trata de beber la orina de uno mismo. Según sus defensores, en la orina se encuentran importantes elementos que nuestro cuerpo deshecha pero que son totalmente válidos y beneficiosos para mantener un estado óptimo de salud. Por ejemplo, no hay que olvidar que en muchos pueblos rurales y campesinos era típico orinarse en las manos para limpiarlas de suciedad y proteger la piel de los rayos del sol.

El desangrado como método curativo

Inventado por los griegos, esta técnica fue utilizada hasta ya entrado el siglo XIX, y consistía en llevar a cabo incisiones en diferentes partes del cuerpo, para provocar hemorragias que ayudaran a expulsar lo que se creía que era un exceso de sangre. Incluso se les echaba vinagre en las heridas para que sangraran más. En muchas ocasiones, los pacientes morían desangrados, o ahogados cuando los cortes eran practicados dentro de la boca.

La teoría base era que en el cuerpo coexistían cuatro fluidos, (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negro) a los que llamaban humores, y que si uno prevalecía sobre el otro, surgían las enfermedades.

Las llamadas “Dietas milagro”

La aparición de dietas “milagrosas“, que consistían en píldoras sin composición conocida, entre 1950 y 1960 provocó graves problemas de salud a muchas personas, sobre todo mujeres, que ansiaban estar delgadas en poco tiempo. Y si que perdieron peso, pero también la salud. Los efectos secundarios eran fiebre, problemas del corazón, ceguera, defectos de nacimiento en sus hijos y muerte.

Aún hoy se comercializa con las llamadas “dietas milagro“, y la estar lo más delgada posible parece ser el único canon de belleza posible. No siempre aprendemos de los errores del pasado ni de las experiencias de otros. Todavía hoy hay mucha gente que cree que se puede perder peso de forma milagrosa. Esto no es posible, o al menos no haciéndolo de forma sana. El único secreto para estar en el peso ideal es seguir una dieta rica, variada y saludable, hacer ejercicio de forma habitual y seguir una serie de hábitos de salud, como no fumar o no beber en exceso.

Trepanación para aliviar los dolores de cabeza

La trepanación consiste en perforar en vivo el cráneo al paciente y es el procedimiento quirúrgico más antiguo que se conoce. Se utilizaba como forma de tratar las migrañas y en supuestos de posesión o doble personalidad. Esta imagen de los utensilios que se empleaban para la trepanación hablan por sí misma.

Trepanación Kit

La trepanación tiene además otras connotaciones muy negativas ya que fue usada como método de tortura en numerosas partes del mundo. Cabe decir también que uno de los asesinos en serie más famosos de la historia, Jeffrey Dahmer, utilizaba este método para matar a sus víctimas. A decir verdad el objetivo de Dahmer era hacer a sus víctimas trepanaciones en el cráneo para luego echarles dentro una especie de ácido, convencido en su demencia de que eso les convertiría en zombies sin voluntad y a su servicio. Con estos antecedentes no parece que nadie vaya a tomarse eso de las trepanaciones como remedio curativo.

El orgasmo como terapia para aliviar la histeria femenina

A comienzos del siglo XIX ocurría en Inglaterra que si una mujer sufría de los nervios y se mostraba rebelde, sobre todo con el marido, se le aplicaba un tratamiento consistente en administrar masajes vaginales hasta que llegaba al paroxismo histérico, es decir, al orgasmo.

Para ello se utilizaba un aparato de goma que vibraba. Nació así el vibrador, que en aquella época sólo podía utilizarse como método terapéutico.

Hoy en día su uso se ha generalizado y ya no se utiliza en casos de histeria femenina. Este método, a diferencia de los demás, sí que resulta beneficioso para la salud, pero si se realiza en casa. Actualmente no se considera adecuado alcanzar el orgasmo en la consulta del médico. O por lo menos sería bastante incómodo. Ya hablando en serio, debe er el único remedio de toda la lista que sirve realmente para algo (para mucho en algunos casos).

Estos son solo algunos de los métodos curativos más extraños que ha habido a lo largo de la historia, pero existen todavía muchos más, y algunos provienen de civilizaciones muy antiguas. Por ejemplo, se cree que en el antiguo Egipto se extendió el uso general de un ungüento confeccionado a bases de excrementos humanos y de otros animales. Los expertos creen que incluso este remedio no debió ser del todo ineficaz, ya que las heces de muchos animales poseen gentes y propiedades antibacterianas.

Ya más adelante en el tiempo, de hecho hace tan solo unos 200 años, se utilizó otro curioso remedio para aliviar problemas respiratorios o, por ejemplo, para tratar de reanimar a una persona que se había ahogado. Consistía en introducir humo de tabaco por el ano del paciente. No, no habéis oído mal. Y fue una práctica que se extendió hasta principios del siglo XX, aunque a mediados del siglo XIX ya era mucho menos frecuente debido a que la población comenzó a conocer los efectos negativos que el tabaco provocaba en la salud, más concretamente para los pulmones.

Seguramente muchos se estremecerán ahora mismo en su silla cuando lean que hace años, del siglo XIII hasta unos siglos después, se utilizaba un hierro candente para tratar las hemorroides. Simplemente el paciente se agachaba y se aplicaba el hierro directamente sobre la piel. ¿De veras valía la pena ese tratamiento?

Lógicamente, todo estos tratamientos fracasaron y hoy en día ya no tienen cabida en la medicina moderna. Pobres de aquellos que tuvieran que sufrir ese tipo de tratamientos médicos extraños. Y lo peor de todo es que en la mayoría de casos no servían más que para causarle peores síntomas al paciente. En algunos casos incluso les provocaron la muerte.

Esperamos que el artículo os haya resultado por lo menos curioso para saber cómo ha ido evolucionando la medicina (para bien). Para terminar, os dejamos con unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Enlaces de interés
En DeMedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.

Demedicina.com

Newsletter
Técnicas Médicas Antiguas – Las Técnicas Médicas de la historia no aptas para la salud
50 votos