UP

-     Escrito por gon

Sintomas y etapas del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es un desorden neurológico progresivo que lleva a cambios de personalidad, pérdida de memoria, ralentización de las capacidades cognitivas y otros síntomas.

Sintomas y etapas del Alzheimer1

A pesar de que cada individuo con Alzheimer evoluciona de forma distinta, la mayoría avanza a través de una serie de estados, cada uno de los cuales está caracterizado por síntomas crecientes en gravedad.

Estado 1: Ausencia de problemas

No existen problemas con la memoria, orientación, juicio, comunicación o actividades diarias. El paciente es un adulto funcional normal.

Estado 2: Mínimos impedimentos

El paciente puede sufrir ciertas lagunas mentales y otros problemas cognitivos, pero no es probable que familia o amigos sean capaces de detectar cambios. Un examen médico no revelaría problemas tampoco.

Estado 3: Problemas cognitivos notables

Familia y amigos son capaces de reconocer cambios menores en la memoria, patrones de comunicación o comportamiento. Una visita al médico puede resultar en el diagnóstico de estado temprano de Alzheimer. Síntomas comunes incluyen:

  • Problemas recordando nombres de personas u objetos.
  • Dificultad notable al desarrollarse en el trabajo o escenas sociales.
  • Olvidar material que acaba de ser leído.
  • Aumento de la frecuencia con la que se dejan objetos importantes en lugares equivocados.
  • Disminución en la capacidad de planear u organizar.
Sintomas y etapas del Alzheimer2

Estado 4

La disminución de las capacidades cognitivas es más evidente. El paciente se olvida con más frecuencia eventos recientes o detalles personales. Otros problemas incluyen dificultades en la habilidad matemática, disminución en la capacidad de realizar tareas complejas, cambios en el humor y aislamiento social.

Estado 5

Es necesaria cierta asistencia con las tareas diarias. Los problemas de la memoria y razón son bastante notables y los síntomas incluyen:

  • Incapacidad de recordar la propia información de contacto o detalles importantes de la vida de uno mismo.
  • Desorientación en materia de tiempo y/o lugar.
  • Disminución de la capacidad crítica con respecto a cuidados personales.

Aunque los síntomas empeoran, personas en este estado suelen recordar su propio nombre y los nombres de sus familiares más cercanos, además de comer y usar el baño sin ayuda.

Sintomas y etapas del Alzheimer

Estado 6

Es caracterizado por cambios en la personalidad y comportamiento. La memoria sigue empeorando y se requiere asistencia para la mayoría de las actividades diarias. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Reducida percepción del entorno y eventos recientes.
  • Problemas para reconocer a la pareja y familiares cercanos, aunque aún distinguen rostros familiares de no familiares.
  • Intranquilidad y agitación en la tarde y noche.
  • Dificultad para utilizar el baño por propios medios.
  • Incontinencia del sistema digestivo y urinario.
  • Comportamiento repetitivo.

Estado 7

En el estado final, el paciente no puede responder al ambiente. Puede pronunciar algunas palabras o frases cortas, pero la comunicación se encuentra extremadamente limitada. Las funciones básicas como la coordinación motora y habilidad de tragar comienzan a fallar. Es necesario cuidado total todo el tiempo.

Si bien los estados dan un mapa general del avance de la enfermedad, no todos avanzan del mismo modo. Puede que un paciente parezca estar en dos o más estados al mismo tiempo, y el ritmo del avance es altamente individual.

Formas de combatir el Alzheimer

Por desgracia, el Alzheimer sigue siendo una enfermedad degenerativa que no tiene cura. Sin embargo, sí se han producido muchos avances en lo relativo a su tratamiento y a la posibilidad de retrasar lo máximo posible la aparición de sus efectos más devastadores. Una vez detectado, se han empezado a poner en práctica diversas terapias muy efectivas que ayudan a retrasar sus efectos y a mejorar la calidad de vida de estos pacientes. Algunas de ellas son las siguientes:

Alzheimer Smartphone
Tratamientos con medicamentos. Aunque no se puede detener por completo la progresión del Alzheimer, se han desarrollado diversos medicamentos que retrasan su progresión en la medida de lo posible. Son los llamados inhibidores de colinesterasa y sirven para mejorar la transmisión de información a nivel neuronal y la comunicación entre las células vinculadas al sistema nervioso, dado que las personas que sufren Alzheimer presentan niveles muy bajos de acetilcolina. Este tipo de medicamentos pueden ayudar a frenar la progresión del Alzheimer durante las primeras fases de su desarrollo y suelen tener un efecto más positivo si el diagnóstico de la enfermedad es muy temprano, retrasando durante varios meses la aparición de síntomas importantes de esta dolencia. Además de este tipo de medicamentos, se suelen administrar otros diseñados específicamente para combatir determinados síntomas de este problema en vez de la enfermedad en su conjunto, como pueden ser la psicosis, los problemas para dormir o la desorientación, entre otros.

Tratamientos de adaptación. En los últimos años, se está haciendo cada vez más énfasis en el entorno del paciente que sufre Alzheimer y en su control, de forma que el enfermo pueda tener una mayor calidad de vida durante mucho más tiempo. Así, se recomienda específicamente que se pongan en práctica medidas de control de su ambiente cotidiano y reforzamiento de rutinas preestablecidas, de forma que tengan que basarse lo menos posible en su memoria. Así, por ejemplo, se puede establecer una rutina de dejar cosas como la cartera, las llaves, los productos de aseo personal, los objetos de la cocina y otros objetos de uso cotidiano siempre en el mismo sitio, para que el enfermo no se confunda a la hora de encontrarlos y se desoriente. Asimismo, también se puede establecer un horario fijo para la realización de algunas actividades, como la toma de medicación, las salidas de paseo o las compras para que sepan automáticamente que ha llegado el momento de llevarlas a cabo y no tengan problemas para recordar citas como esas. En este ámbito, también es importante que se vaya quitando de la casa cualquier exceso de desorden, de muebles e, incluso, de alfombras o felpudos con los que el enfermo pueda tropezarse, dado que, a medida que avance la enfermedad, le será más difícil mantener el equilibrio. Así, prestando una especial atención a estos elementos, se podrán evitar accidentes muy dolorosos más adelante.

Ejercicio Alzheimer
Tratamientos vinculados a la tecnología. La tecnología, especialmente la tecnología móvil, se ha convertido en una gran ayuda para que los enfermos de Alzheimer puedan ser independientes durante mucho más tiempo. A través de ellos, se pueden implementar funciones como el pago automático de facturas o la compra directa de productos cotidianos que consiguen que los enfermos se tengan que preocupar de menos cosas con el avance de su enfermedad. Asimismo, se puede implementar un sistema de localización por si el enfermo se desorienta mientras está en la calle y se pierde. Pero, además de todo esto, existen también aplicaciones que le pueden permitir introducir listados con la ubicación de las cosas más importantes dentro de la casa, de forma que puedan recurrir a ella si se les olvida algo, mapas con las ubicaciones preestablecidas de los lugares y casas más habituales a las que suelen ir e, incluso, programas de reconocimiento de todo tipo, entre otras posibilidades. Por lo tanto, los tratamientos relacionados con el uso de la tecnología están teniendo cada vez más importancia para tratar esta enfermedad, pues reduce la confusión y permite que los enfermos sean autónomos durante más tiempo.

Tratamientos relacionados con el ejercicio. Durante las primeras etapas del Alzheimer se recomienda que los enfermos realicen algún tipo de ejercicio ligero, con el objetivo de mantener su cuerpo en forma y, también, de aliviar síntomas asociados con esta dolencia, como las dificultades para dormir. Si bien es cierto que se deben tomar algunas precauciones, como un control cercano de estos pacientes para evitar que se desorienten o que lleven una pequeña pulsera para vigilar sus constantes vitales, es muy importante que estos pacientes continúen haciendo ejercicio durante el máximo tiempo posible. En un principio, la realización de paseos es una opción ideal para ellos, pero a medida que la enfermedad avance y su movilidad se vea reducida, se puede optar por versiones adaptadas de ejercicios aeróbicos como la utilización de bicicletas estáticas, por ejemplo. Los ejercicios deben estar adaptados a su edad y a sus condiciones físicas, pero es importante que los continúen haciendo para que su salud corporal se mantenga óptima durante la mayor cantidad de tiempo posible.

Artículos relacionados

La prueba para diagnosticar Alzheimer

Detercar Alzheimer con una resonancia magnética

El Alzheimer podría ser un nuevo tipo de diabetes

Demedicina.com

Newsletter