Escrito por Tendenzias

¿Cuándo se considera que tenemos fiebre?

Tener fiebre es algo por lo que todos hemos pasado en alguna ocasión o de hecho, cada vez que enfermamos, pero la fiebre no es solo algo que padecemos cuando nuestra temperatura sube más de lo normal, sino que puede variar en función de cuál será en realidad la temperatura habitual de nuestro cuerpo. Por ello a veces nosotros podemos llegar a considerar que tenemos fiebre con solo unas décimas mientras que para otra persona eso no será fiebre. A continuación os hablamos de la fiebre y le damos respuesta a la pregunta, ¿Cuándo se considera que tenemos fiebre?.

¿Cuándo se considera que tenemos fiebre?

La fiebre no es más que un aumento en nuestra temperatura corporal y aunque puede variar en función de cada persona, la medicina establece de modo universal un valor que una vez sobrepasado ya se puede considerar fiebre.

De este modo podemos decir que se considera que tenemos fiebre cuando hemos sobrepasado los 38,3 grados Celsius (101 grados Fahrenheit) aunque a partir de aquí pueden comenzar a surgir como no, todo casos excepcionales.

Cuando nuestro cuerpo se encuentra a temperatura normal esta puede verse afectada o variar por diversos factores tales como la hora del día o el tiempo. Además, la temperatura corporal de las mujeres también pueden verse afectada por su período menstrual de modo que en ocasiones puede que suba demasiado pero sin que podamos llegar a decir que tenemos fiebre.

¿Cuál es la temperatura normal?

Para saber si tenemos o no fiebre tendremos que tener en cuenta nuestra temperatura normal oral (boca) que para un adulto se suele fijar en los 37 grados Celsius (98.6 grados Fahrenheit), de modo que cuando nos ponemos malos o estamos enfermos esta temperatura puede aumentar y sobre pasar los 38 grados antes mencionados.

¿Cuándo preocuparnos por la fiebre?

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta el factor fiebre y la importancia que muchas se le da cuando en realidad no es tan grave como parece. Sobrepasar los 38 grados ya se considera fiebre pero por ejemplo si te has puesto con gripe, será un síntoma más que puedes aliviar tomando algún tipo de analgésico.

En cambio cuando estamos enfermos y podemos llegar a los 40 grados celsius es cuando rápidamente deberíamos acudir al médico de urgencias. Muchas personas pueden derivar en enfermedades más complicadas a la que parece que están sufriendo y el tener una temperatura que supera la fiebre normal será un indicativo de ello.

¿Qué pasa con la temperatura infantil?

También tenemos que hablar de qué es lo que se considera fiebre en el caso de los niños, ya que estos y sobre todo cuando son recién nacidos o bebes, tienen muchas menos defensas que los adultos de modo que en su caso cualquier pequeño resfriado o cólico les produzca un poco de fiebre.

Habitualmente, la temperatura normal de un niño suele estar en 36,5 grados celsius de modo que a partir de los 37,5 grados ya se puede considerar fiebre y si llegan a los 39 será algo que no dejar pasar y acudir con el niño a urgencias.

¿Qué causa fiebre?

Al margen de saber que la fiebre es indicativo de que estamos enfermos, esta viene causada por una infección debida a gérmenes, como bacterias, virus, u hongos.

También puede ser el resultado de una alergia, la exposición al calor, el cáncer u otras enfermedades, o se producn después de usar ciertos medicamentos. La causa de la fiebre también puede ser desconocida, y puede ser llamada fiebre de origen desconocido.

Síntomas de la fiebre

Además de haber establecido cuál es la temperatura a partir de la cuál podemos considerar que tenemos fiebre, cabe añadir que cuando estamos febriles se producen otra serie de características o condiciones en nuestro cuerpo.

De este modo, es posible que de repente te veas rojo, que notes que la está piel caliente, y como no, es posible que sudes y hasta tengas escalofríos y frío.

Es posible que además tenga náuseas (malestar estomacal), que padezcas vómito (devolver), o dolor de cabeza.

Cómo tratar la fiebre

Otros signos y síntomas que pueden estar presentes también apuntarán a la enfermedad o condición que cause la fiebre. El diagnóstico de la causa de la fiebre necesitará una historia clínica completa y un examen físico y análisis de sangre y orina.

Otras pruebas que se pueden hacer en relación con una enfermedad o condición que pueda estar causando los síntomas que causan la fiebre puede incluir medicamentos y otras medidas para disminuir la temperatura de su cuerpo.

Con un diagnóstico temprano, el tratamiento y el cuidado, la fiebre puede resolver sin dar lugar a más problemas.

Cómo bajar la fiebre

Al margen de las pruebas, analíticas y medicamentos que podemos tomar y que nos ayudarán a recuperarnos y reducir la fiebre, existen remedios caseros que bien aplicados resultan bastante efectivos.

Sobre todo con los casos de la fiebre en niños pequeños, dado que estos son más propensos a levantarse con un poco de fiebre podemos hacer lo siguiente:

Enfriar la fiebre

Toma un baño en agua tibia: En esta temperatura te sentirás más fresco en el momento de padecer  fiebre, y el baño debe ayudar a bajar la temperatura. No trates de bajar la fiebre rápidamente al sumergirte en agua fría; dado que el cuerpo reacciona subiendo más la temperatura para protegerse.

Moja algunas zonas concretas: Si mojas con agua fría las axilas y la ingle puedes ayudar a reducir tu temperatura.

Colocar paños fríos y húmedos en la frente y la parte posterior del cuello y notarás como enseguida baja la fiebre.

Té: El mejor remedio

Prepara una taza de té de milenrama ya que esta hierba abre los poros y provoca la sudoración que te permitirá acabar con la fiebre. Una cucharada de este té en una taza de agua recién hervida durante 10 minutos es remedio de santo. Debes dejarla enfriar y beber una taza o dos hasta que empieces a sudar.

Otra hierba, el flor de saúco , también ayuda a que sudes y a que baje la temperatura de tu fiebre.Para hacer té de flor de saúco, mezcla dos cucharadas de la hierba en una taza de agua hervida y deja reposar durante 15 minutos. Cuela la flor de saúco. Bebe tres veces al día, siempre y cuando la fiebre persista.

Bebe una taza de té de jengibre caliente , que también induce a la sudoración. Para hacer el té, coge una raíz de jengibre picada y la mezclas con una taza agua hervida solo. Cuela, y continuación, bebe.

Las especias pueden ayudar a bajar la fiebre

Espolvorear pimienta de cayena en tus alimentos cuando tengas fiebre. Uno de sus principales componentes es la capsaicina, el ingrediente alarmantemente caliente que se encuentra en los pimientos picantes. La cayena hace sudar y también promueve una circulación sanguínea rápida.

Remoja los calcetines

Pruebe el tratamiento de humedecer los calcetines;  un popular remedio casero para la fiebre. En primer lugar calienta los pies en agua caliente. A continuación, empapa un par de calcetines de algodón fino en agua fría, escurrelos y pontelos en justo antes de irse a la cama. Coloca un par de calcetines de lana secos sobre los húmedos. Este remedio ayuda a aliviar la fiebre por la circuñación de sangre a los pies, lo que aumenta drásticamente la circulación sanguínea.

Otra forma de extraer la sangre a los pies es con un baño de pies de mostaza . En un cuenco lo suficientemente grande como para tus pies, añade dos cucharaditas de mostaza en polvo con cuatro tazas de agua caliente, luego los pones en remojo varios minutos.

Un remedio que enfría el cuerpo entero

Un viejo remedio popular para tratar la fiebre es empapar una hoja en agua fría y envolverte la cabeza con ella. Hoy en día, los médicos desaconsejan bajar la temperatura corporal demasiado rápido, por lo que si se intenta este remedio, utiliza agua fresca, no fría,. Cubre la hoja húmeda con una gran toalla de playa o una manta , y luego acúestate durante unos 15 minutos.

Artículo de interés:

CÓMO BAJAR LA FIEBRE CON REMEDIOS NATURALES

Demedicina.com

Newsletter