UP

-     Escrito por gon

Signos y sintomas del alcoholismo

El término “alcoholismo” se utiliza para referirse a una enfermedad conocida como síndrome de dependencia al alcohol, el estado más severo de un grupo de problemas que comienzan con beber por impulso y abuso de la sustancia.

Signos y sintomas del alcoholismo1

Tipos de problemas

Los problemas con el alcohol ocurren en cuatro niveles de severidad, desde leves hasta severos, y de molestias a amenazas a nuestra vida. La dependencia es el estado más severo, pero estados no tan graves también pueden ser peligrosos.

Botellón

Oficialmente, “botellón” hace referencia a beber cinco o más bebidas en una sola sesión (cuatro si somos mujeres). Otra definición lo asocia a simplemente emborracharse. Es el problema más común entre jóvenes menores a 21 años.

Abuso de alcohol

El problema comienza a convertirse en abuso cuando el hecho de beber causa problemas, pero el individuo bebe de todas maneras. Se considera abuso cuando el sujeto continúa bebiendo a pesar de dificultades interpersonales, sociales o legales. Esto puede resultar en ignorar responsabilidades parentales, académicas u hogareñas, o incluso en problemas con la ley.

Signos y sintomas del alcoholismo2

Dependencia

El abuso se convierte en dependencia cuando quien bebe comienza a experimentar el antojo, y una pérdida de control sobre cuánto bebe. Además, experimentan síntomas de abstinencia cuando no beben y una tolerancia mayor, de modo tal que al beber necesitan aumentar las cantidades consumidas para alcanzar el efecto deseado.

Esta enfermedad es crónica y en algunos casos progresiva que incluye una fuerte necesidad de beber, independiente de problemas reiterados en su consecuencia.

Signos tempranos de un problema

Estos incluyen intoxicación frecuente, un patrón establecido de tomar en abundancia y en situaciones peligrosas (como al conducir un vehículo). Otros signos tempranos incluyen beber hasta desmayarse o un cambio drástico en el comportamiento de quien bebe.

Signos y sintomas del alcoholismo

Síntomas de abuso de alcohol

El síntoma principal ocurre cuando alguien continúa bebiendo luego de que este comportamiento alcanza un nivel en el que causa problemas recurrentes. Esto causa que quien bebe falte a sus obligaciones, conduzca ebrio o tenga problemas con las autoridades.

La OMS define como un uso peligroso del alcohol a aquel que causa problemas físicos o mentales en la ausencia de la sustancia.

Síntomas de alcoholismo

Quien es alcohólico o dependiente se verá identificado con todos los síntomas asociados con el uso abusivo del alcohol mencionados anteriormente. Pero los alcohólicos continúan bebiendo a pesar de todos los problemas que este comportamiento han causado en sus vidas.

Cuando el abuso del alcohol alcanza el estadío de dependencia, la persona también experimenta de tres a siete síntomas adicionales que incluyen, pero no se redicen a: ignorar otras actividades, unos excesivo de bebidas alcohólicas, control reducido del consumo de bebidas alcohólicas, persistencia en el uso de alcohol, pasar mucho tiempo en actividades relacionadas al consumo de alcohol, tolerancia aumentada a la sustancia y síntomas de abstinencia cuando no se encuentra bebiendo.

Los problemas médicos más comunes asociados al alcoholismo

El abuso de alcohol siempre tiene un impacto negativo muy destacado en la vida tanto de la persona que lo consume como en la de aquellos que la rodean. Pero, más allá de los severos problemas de comportamiento que conlleva el alcohol y los accidentes que puede provocar su abuso, tienes que tener en cuenta que su consumo excesivo también hace un gran daño al cuerpo. De hecho, las últimas investigaciones que se han realizado a este respecto han concluido que el consumo excesivo de alcohol puede provocar la aparición de hasta 60 enfermedades diferentes, siendo los alcohólicos mucho más proclives a sufrirlas que otras personas que no tienen este problema.

Desmayos alcohol El hígado es el órgano del cuerpo humano que más sufre cuando se consume demasiado alcohol, dado que es el encargado de procesarlo y filtrarlo. Por ello, hay una amplia lista de enfermedades hepáticas relacionadas con su consumo. Entre ellas, la más peligrosa es la llamada cirrosis hepática, que en muchos casos provoca la muerte de la persona que la sufre o hace necesario un trasplante de hígado para asegurar la supervivencia del paciente. Sin embargo, como hemos dicho, existen muchas condiciones médicas asociadas al consumo del alcohol. Entre ellas, las más comunes son las siguientes:

Anemia. La anemia es una condición médica en la que el paciente que la sufre presenta unos niveles muy bajos de glóbulos rojos en sangre. Debemos recordar que los glóbulos rojos son responsables de muchas de las funciones más importantes del cuerpo humano, entre ellas, la de transportar el oxígeno. En los últimos años, se ha descubierto que el consumo continuo de alcohol disminuye los niveles de glóbulos rojos presentes en la sangre, por lo que las personas alcohólicas desarrollan anemia con mucha frecuencia. Entre los síntomas de la anemia se encuentran las dificultades para respirar (sobre todo cuando se está corriendo o haciendo algún tipo de deporte), mareos, desmayos y cansancio generalizado, entre otros síntomas. Asimismo, también aumenta el riesgo de sufrir enfermedades más graves, como diversos tipos de cáncer.

Enfermedades cardiovasculares. El alcohol propicia la aparición de coágulos de sangre que pueden llegar a provocar infartos, embolias o, incluso, derrames cerebrales. Asimismo, también puede provocar miocardiopatía, una condición cardíaca muy grave en la que el tejido del corazón se debilita tanto que acaba fallando de forma irreversible, entre otras enfermedades relacionadas que pueden llevar a sufrir una parada cardiorrespiratoria súbita. Además, también está demostrado que las personas con un largo historial de abuso del alcohol tienen más problemas para recuperarse después de haber sufrido un infarto o algún otro tipo de episodio cardiovascular y son más proclives de tener una recaída que aquellas que no consumen de forma habitual este tipo de sustancias.

Problemas cardiacos alcohol Lesiones nerviosas. Está demostrado que el alcohol tiene un efecto muy negativo sobre las conexiones nerviosas, lo que a menudo recibe el nombre de  neuropatía alcohólica. Seguramente, habrás notado que las personas que abusan del alcohol tienen problemas para controlar el temblor de sus manos y para mantener el equilibrio, ¿verdad? Pues esto está muy relacionado con esta condición, pero estos son solo algunos de sus síntomas más visibles. Esto también provoca una continua sensación de cosquilleo, insensibilidad y entumecimiento en las extremidades, debilidad muscular, incontinencia, disfunción eréctil e, incluso, estreñimiento, entre otras posibilidades. En los casos más graves, esto provoca que la persona en cuestión sea totalmente incapaz de llevar a cabo una vida medianamente normal y disminuye enormemente su calidad de vida.

Pancreatitis crónica. Aunque también se puede sufrir pancreatitis por razones ajenas al alcoholismo, los expertos indican que más del 60% de los casos de pancreatitis crónicas están directamente vinculados con el consumo constante de alcohol. La pancreatitis es una condición médica en la que el páncreas se inflama y que rara vez se puede curar completamente, por lo que en muchos casos se vuelve crónica. Esta dolencia, enormemente agresiva, provoca mucho dolor en la zona abdominal y complica el proceso de digestión y asimilación de los alimentos. La gente que sufre esta problemática enfermedad debe seguir una dieta restringida, pues existen alimentos que no podrán asimilar con facilidad y, pese a todas las precauciones, sufrirán constantemente ardores, dolores, vómitos y diarrea, entre otros males relacionados.

Además de las dolencias anteriormente mencionadas, el alcohol también hace que las personas que abusan de él sean más proclives a contraer enfermedades infecciosas. Esto se produce porque debilita el sistema inmunológico, haciendo que sea mucho más fácil que el alcohólico se contagie y sufra de enfermedades infecciosas y que su proceso de curación dure más tiempo. También puede provocar hipertensión, demencia, convulsiones y depresión, entre otras dolencias. Y, por último, también aumenta enormemente las probabilidades de sufrir cáncer de boca, de faringe, de laringe, de esófago, de hígado, de pecho y de colón. Por lo tanto, evita el abuso de alcohol. Tu cuerpo te lo agradecerá infinitamente.

Artículos relacionados

Cosnum de alcohol y volumen cerebral

Intoxicación alcohólica aguda

Cómo evitar una resaca

Demedicina.com

Newsletter