UP

-     Escrito por elena

Serología

¿Qué es una serología y para que sirve? En Demedicina.com te contamos de forma clara información útil sobre la serología con vídeo.

Serologia

La serología es una prueba de sangre muy común, sirve para detectar la presencia de anticuerpos que luchan contra microorganismos.

Virus o bacterias estimulan la producción de anticuerpos en el cuerpo,  cuando ocurre una infección. La rubeola, el ántrax, la brucelosis, la hepatitis vírica, el sida, son algunas de las enfermedades que pueden generar anticuerpos. Gracias a la serología se puede detectar la presencia de estos anticuerpos.

¿Porqué se realiza la serología?

Para descartar la presencia de anticuerpos en sangre. El médico puede sospechar la presencia de una infección, si una persona ha estado expuesto a factores de riesgo.

Otras veces la persona no está enferma pero tienen latente anticuerpos de alguna enfermedad. El médico puede de forma preventiva pedir una serología. Por ejemplo si una mujer se va a realizar un tratamiento de fertilidad el médico pedirá una serología para verificar no tenga latente ninguna enfermedad que pueda ser trasmitida al bebé.

Algunas pruebas de serología no se limitan al análisis de una  muestra de sangre, también analizan el semen o la saliva.

En investigación forense se usan las pruebas de serología para confirmar si hay relación entre una prueba encontrada y un presunto implicado, como puede ser un presunto violador y una muestra encontrada de semen. Los anticuerpos son muy útiles en la investigación forense, una muestra de sangre que contenga determinados anticuerpos puede ser una fuente de información para descartar sospechosos o para encaminar nuevas líneas de investigación.

¿Cómo se realiza la serología?

El procedimiento es similar a cuando te has sacado sangre en otra ocasión, no vas a notar nada distinto ni se extrae una mayor cantidad de sangre. La sangre se deposita en un frasco estéril para analizarse en el laboratorio.

En el laboratorio determinarán como ciertos anticuerpos reaccionan ante la presencia de antígenos específicos, de esta manera puede averiguar qué tipo de anticuerpos son.

Existen varias técnicas distintas usadas en serología para analizar estos anticuerpos.

  • Precipitación
  • ELISA
  • Fijación del complemento
  • Anticuerpos fluorescentes
  • Aglutinación, entre otras.

Serología para detectar Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

serologia-pruebas-test-ets

Tal y como ya hemos indicado, una serología se realiza con el fin de detectar si la sangre contiene la cantidad adecuada de anticuerpos, o dicho de otra forma, si los valores normales han sido alterados por una bacteria que después causará una enfermedad que, si bien puede tratarse con eficacia y rapidez, también puede complicarse si no se da con ella antes de que la enfermedad en sí esté avanzada.

Lo más frecuente es realizar este tipo de pruebas para detectar o descartar la posibilidad de que el paciente padezca alguna de las distintas enfermedades de transmisión sexual o ETS, y es por ello que en medicina a esta prueba también se la conoce como Test ETS o prueba ETS.

Hay que tener en cuenta algo muy importante, y es que aunque los síntomas de estas enfermedades suelen ser bastante específicos y determinantes, en muchas ocasiones se ha padecido la enfermedad sin presentar muchos de ellos, o incluso ningún tipo de dolor, o al menos en las primeras fases de la enfermedad.

Esto suele provocar que la persona considere que se encuentra con muy buena salud, sin ningún tipo de problema por el que deba preocuparse, a su vez, esto deriva en una confianza ciega en un falso planteamiento (si no me encuentro demasiado mal, es que tan mal no estoy) que, en muchas ocasiones, acaba siendo la causa principal de padecer enfermedades graves con pronóstico delicado.

¿Qué quiere decir todo esto? Que si notamos algún síntoma que nos haga sospechar, debemos hacernos las pruebas pertinentes. Todos sabemos sumar dos y dos, y si vemos que algo raro o poco normal sucede en nuestra área genital, estaremos atentos por si es cosa de un día, una vez o si tiene lugar con frecuencia, si alguna vez nos había sucedido, o si va acompañada de otro síntomas que no parecen estar relacionados.

serologia-pruebas-ets

Por ejemplo, la fiebre puede ser un síntoma de muchas enfermedades y muy diversas, aunque por simplificar, lo introducimos dentro de las infecciones, sean del tipo que sea. Esto quiere decir que una infección estomacal puede provocarnos vómitos, una gripal puede provocarnos estornudos y acumulación de mucosa, y una sexual, molestias, dolores e hinchazón en la zona afectada. No obstante, cada uno de los casos debe ser tratado de una forma diferente, por lo que la fiebre no será un síntoma determinante.

Sin embargo, si un hombre sangra por el pene, o cualquier persona siente cierto quemazón en dicha área, así como molestias al orinar o una elevada sensibilidad, es muy posible que se trate de algo importante. Que esa importancia puede reducirse enseguida, cuando el tratamiento se inicie y no vaya a más, pero si no se le da la importancia que merece, sí que puede complicarse, y además de acabar siendo más peligroso y molesto, más difícil o duro será resolverlo.

Realizar una serología en estos casos puede sernos de mucha utilidad, sobre todo si se sospecha por tener relaciones sexuales sin protección.

Valores normales en la serología

Cuando esto ocurre no se suelen encontrar anticuerpos en a muestra de sangre.

Valores anormales en la serología

En este caso en el análisis de sangre se han detectado la presencia de anticuerpos. La detección de anticuerpos en sangre puede deberse a:

  1. Ha estado infectado en el pasado
  2. La persona está sufriendo ahora una infección activa
  3. Tiene latente el virus o microorganismo y puede desarrollar la enfermedad más adelante
Si se sufre una enfermedad cuanto más empeora mayor cantidad de anticuerpos en sangre. Con la detección de anticuerpos el médico puede diagnosticar si se trata de una infección activa, previa o si la persona es inmune a la reinfección por un organismo.

Si el médico sospecha que la persona está sufriendo una enfermedad, seguramente pedirá otra serología unos 10 días después de la primera prueba.

Infecciones que se puede detectar con una serología

Está claro que para que nos pidan esta prueba, debemos tener motivos para que los médicos nos la pidan. Esta es una prueba que se hace en muchos casos para poder ver si tenemos alguna infección o bien si hemos padecido una de ellas y si tenemos anticuerpos en la sangre. Vamos a listar todas las infecciones que se pueden detectar con el uso de esta prueba para que podamos ver el gran valor de ella:

 Amebiasis: una infección intestinal causada por un parásito. No se presentan muchos síntomas hasta pasados los 7 ó 10 días.

 Carbunco: enfermedad infecciosa causada por un grupo de bacterias conocidas como Bacillus anthracis. Suele dañar la piel, los pulmones y los intestinos.

 VIH

 Brucelosis: enfermedad infecciosa que se contagia por animales que tienen la bacteria que la causa. Los síntomas son variados pero suelen destacar la fiebre alta y los picores.

 Infección miótica

 Sarampión

 Rubéola

 VSR: virus que afecta el tracto respiratorio. Los síntomas se pueden confundir con una gripe o un resfriado común pero que no cesa con los días ni con los medicamentos ordinarios.

 Sífilis

 Tularemia: enfermedad que suelen portar los roedores y que se contagia por el contacto con los tejidos, por las garrapatas y las pulgas, y las picaduras de las moscas y mosquitos.

 Hepatitis viral: se pueden identificar diferentes tipos de hepatitis con la prueba de la serología.

Como puedes ver, hay muchas infecciones que hemos mencionado que puedes contraer casi sin darte cuenta y no todas ellas son difíciles de contraer. Por ejemplo, las picaduras de los mosquitos son una de las vías de transmisión por las que las personas cogemos más infecciones, importante a la hora de mantenernos lejos de estos insectos y tomar las medidas necesarias para eivtar sus picaduras en todo momento.

 

 

Serologia

¿Cuándo hacer la prueba?

Los médicos nos dirán cuando es necesario hacer esta prueba y debemos saber que esta se puede hacer aunque tengamos otras infecciones o problemas de salud. La prueba no se realiza si no hay un motivo que pueda llevar a pensar a los médicos que puede haber una de las enfermedades descritas con anterioridad, aunque tampoco se trata de una prueba rara, pues se suele hacer incluso para eliminar posibilidades en un diagnóstico.

Riesgos de la serología

Como todas las pruebas, la serología tiene unos pequeños riesgos asociados que debemos conocer pero que en ningún caso deben preocuparnos en exceso, pues será el médico el que nos hable de ellos y los acabe por valorar de acuerdo con nuestra historia clínica. Algunos de ellos son: 

Sangrado excesivo

Mareo o desmayo

Hematoma: irá en función de cada persona y es que todos tenemos un tipo de sangre y unas arterias diferentes. 

Serologia

Infección: no es corriente pero es un riesgo que tenemos siempre que se presenta una ruptura en la piel y no solo con los análisis de sangre. 

Con todo, podemos decirte que es una prueba muy similar a un análisis de sangre por la que no debes preocuparte, pues no es extremadamente dolorosa y no tiene riesgos graves. Es, pues, una prueba en la que la información que sacamos sobre nuestra salud merece la pena el esfuerzo.

También te puede interesar

Demedicina.com

Newsletter