-    Escrito por angeles

¿Por qué después de una borrachera no recordamos nada?

Luego de una borrachera, la mayoría no se suele acordar de las cosas embarazosas que realizan. Ahora los científicos han descubierto por qué, luego de una noche de juerga no recordamos nada. Al parecer el alcohol influencia la habilidad del cerebro para formar recuerdos, haciendo que los recuerdos de antes de tomar sean más fuertes, y los que se forman bajo la influencia del alcohol más débiles.

Por-que-despues-de-una-borrachera-no-recordamos-nada

Esto significa que mientras un tomador puede recordar los eventos felices al inicio de una fiesta, tendrán menos posibilidades de recordar los efectos negativos de la borrachera.

Y al parecer también recordaban mejor las imágenes de antes de tomar, si estas les daban alguna emoción de alegría.

Otros estudios también descubrieron que el alcohol causa cambios en el cerebro a largo plazo, que hace que la gente joven tome más riesgos y sea más impulsiva, incluso cuando está sobria.

Pérdidas de memoria o Blackouts

alcohol memoria
A estas pérdidas intermitentes de memoria o esos momentos de la noche (o del día) que parecen vacíos en nuestra memoria por culpa de la ingestión de alcohol se les puede conocer como blackouts.

Este “fenómeno” se puede dar de dos maneras, dependiendo de la cantidad de alcohol ingerida y, en definitiva, de la gravedad de las pérdidas de memoria.

Por una parte, existen blackouts que consisten en pérdidas de memoria fragmentadas, es decir, hay cosas que el sujeto recuerda y otras cosas que no. Normalmente, puede recordar lo ocurrido durante la borrachera a medida que otra persona se lo recuerda.

Existen otros tipos de pérdida de memoria que se producen generalmente cuando la ingesta de alcohol ya se da en dosis muy elevadas. Consisten en pérdidas de memoria que abarcan períodos enteros de tiempo y de mayor duración. Es posible que aunque alguien le recuerde lo sucedido, nunca llegue a recordarlo.
¿Por qué se produce la pérdida de memoria?

alcohol perder memoria
Hablando en términos médicos, porque el alcohol produce una reacción dentro del hipocampo cerebral. Más que una reacción, un efecto. Provoca deficiencias en la transmisión del glutamato por parte de los receptores, lo que provoca interferencias en la comunicación entre neuronas. Este es un proceso relacionado con el aprendizaje y la memoria, por tanto, el alcohol es susceptible de alterarlos.

Ojo, el alcohol no solo afecta a la memoria a corto plazo. La ingesta continuada de alcohol provoca la pérdida de memoria a medio y largo plazo y disminución en la capacidad de aprendizaje en adolescentes.

Consejos para evitar pérdidas de memoria

Lógicamente, lo primero para no perder la memoria por culpa del alcohol es no beber. Pero como aquí no nos chupamos el dedo, si vas a hacerlo, que sea siempre con moderación y siguiendo algunas recomendaciones.

  • Hazlo con el estómago lleno. Beber con el estómago vacío provoca que el alcohol llegue a la sangre con mayor rapidez, provocando un mayor y más prematuro estado de embriaguez.
  • No bebas rápido. De lo contrario corres el riesgo de que suba todo “de repente”.
  • No mezcles. Hay bebidas como el vodka o la buena ginebra que no tienes compuestos químicos que provoquen pérdida de memoria. En cambio, otros como el whisky son muy dados a estas consecuencias, más si lo mezclas con otras sustancias.