-    Escrito por

¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

La mayoría de los fumadores han intentado dejarlo alguna vez, y han vuelto. Y sin duda todos los fumadores saben que es difícil dejar el vicio del tabaquismo. Y es que hasta ver una foto de alguien fumando puede ser suficiente para que quienes quieren dejar abandonen sus intenciones, o si ya dejaron, vuelvan a retomar el hábito, según dice un nuevo estudio.

image

Imagen por gustavobando

Tomografías del cerebro de un fumador mientras fuma, y otra 24 horas después de haber abandonado muestran un marcado incremento en un tipo particular de actividad cerebral cuando los que han dejado ven la fotografía de alguien fumando.

La región cerebral en cuestión es el cuerpo estriado, una región responsable de las respuestas automáticas, como por ejemplo controlar los movimientos necesarios para andar en bicicleta o para cepillarnos los dientes.

Esto significa que dejar de fumar estaría fuera del control consiente de las personas, dice Joseph McClernon, psiquiatra de la universidad Duke, y director del estudio.

“Sólo el cinco porciento de los intentos de abandonar sin ayuda resultan en una abstinencia exitosa”, dice McClernon. “Dejar de fumar incrementa dramáticamente la actividad cerebral en respuesta ver a alguien fumando, lo que parece indicar que dejar de fumar sensibiliza al cerebro hacia estos estímulos a fumar”. Lo que explicaría por qué la mayoría de los fumadores que abandonan el vicio, luego retoman.

McClernon dice que para ayudar a la gente a dejar el vicio del tabaquismo no sólo hay que decirles que resistan la tentación, sino que habrá que ayudarlos a quebrar esa respuesta automática de su cerebro.

Fuente: Livescience