Escrito por Tendenzias

Omeprazol: Para qué sirve, efectos secundarios y dosis recomendadas

Desde hace algunos años el Omeprazol se ha convertido en un medicamento al que mucha gente recurre cuando tiene algún tipo de problema estomacal. Pero, ¿para qué sirve exactamente el Omeprazol? ¿Qué efectos secundarios puede tener su ingesta? ¿Cuáles son las dosis recomendadas? Lo vemos en el siguiente artículo.

Omeprazol: ¿qué es y para qué sirve?

Para entender el funcionamiento del Omeprazol hay que entender primero cómo funciona el estómago. El estómago es un órgano encargado de procesar los alimentos, y una de sus principales características es que tiene un gran contenido ácido. Este ácido se produce en las denominadas células parietales, que lo secretan a través de las bomba de protones.

Al Omeprazol se le considera un inhibidor de estas bombas de protones, precisamente porque es ahí donde actúa, impidiendo que el estómago segregue más ácido de lo normal. De esta manera, el Omeprazol se ha convertido en uno de los fármacos más recetados para combatir algunos problemas estomacales.

Uno de los problemas más habituales para los que se suele recetar el Omeprazol es para combatir los reflujos gástricos. Estos reflujos pueden provocar daños en los conductos que unen el estómago con la garganta, y con el Omeprazol se puede disminuir la intensidad de los reflujos y facilitar la cicatrización del esófago u otras cavidades interiores dañadas por los ácidos.

Por otro lado, el Omeprazol también puede ser recetado para tratar otro tipo de problemas, siempre relacionados con  los problemas de ácidos estomacales, por ejemplo los ardores o las úlceras provocadas por los ácidos del estómago.

Otro de los usos para los que se puede utilizar este medicamento como tratamiento auxiliar son los casos de Helicobacter Pylori. Se trata de una infección poco conocida, pero que es, aunque no lo creamos, la infección bacteriana más común del planeta. Se da un aproximadamente un 50% de la población. Se produce por una bacteria que es capaz de sobrevivir en ambientes con pH menor de 4, como es el caso del estómago. En la mayor parte de casos no provoca ningún tipo de síntomas, pero en otros puede dar lugar a gastritis, úlceras e incluso cáncer.

Por otro lado, a veces el Omeprazol puede ser usado para afecciones que no son originados en el estómago. Es el caso del denominado síndrome de Zollinger-Ellison. Esta afección se caracteriza por la aparición de pequeños tumores denominados gastrinomas, generalmente en el páncreas o en el intestino delgado.

En cualquier caso, tal y como recomendamos siempre, la administración de este medicamento debe ser indicada por un médico. En la actualidad mucha gente lo toma por su cuenta sin receta, lo cual es un error ya que su administración de forma errónea podría provocar la aparición de algunos efectos secundarios.

Efectos secundarios del Omeprazol

Los efectos secundarios del Omeprazol puede verse potenciados por diversos factores. Los más habituales son su consumo demasiado prolongado en el tiempo, las dosis muy altas, o su uso para tratar problemas para los cuáles no está indicado.

En cualquier caso, se puede decir que en la mayoría de casos el Omeprazol es un medicamento seguro, que tomado mediante receta rara vez presenta síntomas o efectos secundarios. En el caso de presentarlos, suelen ser leves. Los efectos secundarios más frecuentes que reportan los pacientes son dolores de cabeza, o de estómago, diarreas, náuseas y vómitos o mareos. Algunas personas también han reportado erupciones cutáneas producto de alguna alergia al medicamento.

En algunos casos más graves, por ejemplo si el paciente ha estado tomando altas dosis durante largos períodos de tiempo, los efectos secundarios podrían ser más graves. Entre estos efectos de carácter más raro (solo se dan en un 0,1% de la población) puede estar la insuficiencia renal crónica, la inflamación de la cara, el cuello y la garganta con dificultades para respirar, osteoporosis, etc.

En el próximo epígrafe pasamos a ver las dosis recomendadas.

Dosis recomendadas de Omeprazol

Las dosis recomendadas de Omeprazol dependen de los síntomas que se pretender tratar. Por ello, las dosis que ofrecemos a continuación son medidas orientativas, pero siempre se debe buscar el consejo del médico en cada caso.

Para tratar problemas de úlceras o de reflujos, lo mas habitual es seguir un tratamiento que consiste en una tableta de 20 mg. el día. Lo ideal es tomar la tableta cuando aún tenemos el estómago vacío para que sea más efectiva. Normalmente este tipo de tratamientos son de larga duración, lo más habitual es que la ingesta deba prolongarse alrededor de 2 meses.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

En otros casos la dosis puede variar. Por ejemplo, para tratar la enfermedad de Zollinger Ellison la dosis puede llegar hasta los 60 mg. al día, e incluso si es necesario aumentar las tomas hasta un máximo de 3 al día. En este caso la medicación con Omeprazol podría mantenerse hasta que el médico lo considere oportuno.

Omeprazol: otros consejos de uso

Hay que tener en cuenta que el Omeprazol se utiliza con unos objetivos específicos que ya hemos visto anteriormente. Sin embargo, en otras ocasiones se usa de forma indiscriminada para curar o aliviar dolencias para las que no tiene efecto alguno.

Por ejemplo, se suele usar para aliviar el dolor agudo o ardor producido en un momento puntual, cuando realmente el Omeprazol está indicado para problemas de acidez o reflujos que se prolonguen en el tiempo. Por otra parte, también es un error usarlo como protector estomacal en los casos de personas que toman otros medicamentos. El Omeprazol reduce la segregación de ácidos, pero no tiene la capacidad de crear una capa protectora ni nada por el estilo.

Para finalizar, recordar de nuevo que solo se debe tomar Omeprazol por prescripción médica y la ingesta se debe limitar siempre a las dosis recomendadas por el médico. Por otro lado, hay que seguir las normas del prospecto en lo referente a las condiciones para su adecuada conservación. Asimismo, como cualquier otro fármaco o medicamento se debe guardar en un lugar que no esté al alcance de los niños.

Enlaces de interés:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos