UP

-     Escrito por elena

Cómo debes tratar una contractura cervical

Las contracturas son el resultado de la pérdida de movimiento en las articulaciones debido a los cambios estructurales en los ligamentos, los tendones, los músculos y los tejidos blandos. Las contracturas pueden desarrollarse en cualquier articulación y son a menudo el resultado de una afección o patología de las cuáles la contractura cervical es la que quizás más se produce. Si has sufrido, o estás sufriendo de una contractura cervical, a continuación en Demedicina te explicamos cómo debes tratarla.

como-puedes-tratar-una-contractura-cervical

Las contracturas cervicales

la-contractura-cervical

La contractura cervical ocurre cuando los músculos alrededor de las vértebras cervicales se vuelven rígidas debido a múltiples factores, la aparición de este dolor es tan molesto que puede llegar a afectar realmente  a la vida normal del paciente y no solo eso, sino que si no se trata convenientemente puede acabar siendo algo crónico.

Es una molestia que se extiende desde el cuello hasta la zona de la espalda interescapular y puede durar hasta 12 semanas. Además del dolor señalado son otros síntomas que podemos tener al sufrir una contractura cervical serían mareos así como náuseas y dolores de cabeza.

Sin embargo, no es necesario alarmarse si sufres una contractura en el cuello , ya que en la mayoría de los casos una visita al fisioterapeuta es suficiente. Este tipo de contracturas suelen producirse a causa de una accidente de tráfico o doméstico, de modo que igual que vienen, se van siempre y cuando las tratemos.

Además de visitar a un fisioterapeuta que nos permitirá poder recuperarnos y que el dolor se vaya del todo, podemos realizar otras cosas para tratar una contractura cervical.

Cómo debes tratar una contractura cervical

Cervical spine anatomy lateral view

Cervical spine anatomy lateral view

Aplica calor

En primer lugar, cuando se sientas molestias repentinas en el cuello, lo que tienes que hacer es aplicar algo de calor seco. Puede ser una manta eléctrica a media potencia y a en períodos cortos de tiempo, de 5 a 10 minutos, varias veces al día. También hay alternativas tales como bolsas de verduras, previamente calentadas en el microondas y mientras dejamos que vayan perdiendo el calor gradualmente.

El calor permitirá relajar los músculos de la zona, de modo que conseguirás que el dolor no sea tan intenso y progresivamente vaya desapareciendo.

Evita los movimientos bruscos

Nada más comenzar a sentir dolor en las cervicales, es recomendable no solo que apliques calor en la zona como ya os he recomendado, sino que además debes evitar cualquier tipo de movimiento brusco. Por ello no intentes girar el cuello de un lado a otro para ver si con ello el dolor se va, ni levantes y agaches la cabeza para aliviar la molestia. Corres el riesgo de agravar el problema.

Toma medicación

Otro paso para tratar una contractura cervical, es tomar relajantes anti-inflamatorios o musculares, pero no os recomiendo hacerlo con mucha frecuencia debido a que estos medicamentos son filtrados por el hígado, lo que puede conducir a otras lesiones musculares. No está mal que tomes medicación, pero siempre bajo prescripción médica.

contractura-cervical-tratamientos-relajacion

Evita el estrés

Por otro lado el dolor cervical o una contractura cervical que ya de por sí es dolorosa, puede verse agravada o puede doler más si no conseguimos relajarnos. Hemos de tratar, en la medida de lo posible, evitar el estrés emocional para que no nos pongamos nerviosos y con ello que el dolor vaya a más.

Dieta saludable y descanso

Llevar una dieta saludable, o de hecho tener una dieta deficiente en vitaminas, puede ser un causa para que nuestra contractura cervical no mejore.

Además de comer sano y variado, debes asegurarte también un buen descanso, y sobre todo, tener una buena postura cervical a la hora de dormir. Puedes probar a comprar una almohada capacitada para asegurar el descanso de tus cervicales.

Acude a un fisioterapeuta

Como ya os he mencionado, si la contracción es prolongada o el dolor es severo, lo mejor es acudir a un fisioterapeuta. Con el masaje y el calor localizado producida por la resolución del problema de infrarrojos la recuperación será mucho más rápida.

Este profesional te dará además una lista de ejercicios para hacer todos los días, y poco a poco irás notando menos el dolor, y como recuperas el fortalecimiento muscular. Eso sí debes recordar siempre  calentar los músculos antes de hacer los estiramientos al final.

Haz ejercicio

Realizar ejercicio diario, especialmente actividades como el yoga y pilates, reduce significativamente la aparición de molestias. Además de mantener la higiene postural que debes tener, y mantener, para tu contractura muscular.

Haz ejercicios de relajación

Practica ejercicios de relajación, sobre todo al despertar y antes de acostarte, que pueden ser de gran ayuda a canalizar las tensiones emocionales que vamos acumulando a lo largo del día. Debes hacer pausas breves a menudo en tus tareas diarias, tener pensamientos positivos y métodos de control de respiración para mantener tu estado de relajación, y suavizar así el dolor.

contractura-cervical-tratamientos-tratamientos-naturales

Remedios naturales

Otra opción son los remedios naturales. Hay plantas con propiedades anti-inflamatorias tales como el jengibre o el té de ortiga que pueden ayudar a combatir las contracturas cervicales.

Entrena tu cuello

Una vez notes que el dolor ha desaparecido o ya estás recuperado de tu contractura, puedes dedicarte a entrenar tu cuello con el fin de evitar que de nuevo sufras una contractura en el futuro. Además de dormir con la almohada adecuada y todo lo que os hemos recomendado antes, puedes hacer que tu cuello desarrolle cierta fuerza en sus músculos.

Para ello, debes mover la cabeza de izquierda a derecha, de lado a lado, así como con movimientos circulares y de arriba abajo. Siempre lentamente y siguiendo un solo ritmo.  No hace falta que lo hagas durante mucho rato. Puedes hacerlo por ejemplo por las mañanas al levantar durante un par o tres de minutos y verás como a la larga sufres menos contracturas, o de hecho cuando padezcas una, no te dolerá tanto.

No te mantengas inmóvil

Ya os hemos recomendado hacer algo de ejercicio diario, pero además cuando sufras una contractura no muevas el cuello, pero tampoco te quedes inmóvil, camina un poco y lentamente mueve la cabeza para que evalúes cuál es el nivel de dolor.

Si deseas poder conocer más sobre tratamiento de dolores musculares, tenemos este otro post que sin duda, será de tu interés:

DESGARROS MUSCULARES

Demedicina.com

Newsletter