-    Escrito por

La enfermedad celíaca suele estar mal diagnosticada

Un estudio realizado en Estados Unidos dice que la enfermedad celíaca está mal diagnosticada, y hay muchos celíacos que no saben que lo son.

Según el estudio, el criterio para diagnosticar el desorden celíaco puede ser muy estricto, dejando mucha gente fuera sin diagnóstico y sin tratar. Se estima que uno de cada 100 estadounidenses podrían tener la enfermedad celíaca. Pero sólo el 5 por ciento de esa gente fueron diagnosticados, dice el doctor Peter H. Green, autor del estudio y profesor de la Columbia University Medical School.

Los celíacos no pueden tolerar la proteína gluten, que se encuentra en muchos cereales como el trigo, el centeno y cebada, y los productos asociados, como el pan, cualquier producto de harinas e incluso la cerveza. Por supuesto, los celíacos no pueden comer nada que contenga estos compuestos, ya que su sistema inmune ataca a la proteína del gluten, y este ataque daña el intestino, de forma que le impiden absorber nutrientes vitales de la comida.

Los síntomas que suelen experimentar los celíacos que los consumen sin saber que son celíacos son: diarrea, pérdida de peso, dolores abdominales, anemia y ulceraciones bucales.

Actualmente, para diagnosticar la enfermedad, se realiza una biopsia del intestino delgado. Pero esta, se realiza sólo si el test sanguíneo muestra que el paciente tiene ciertos anticuerpos que son asociados con la enfermedad celíaca.

Según Green el test sanguíneo actual no es muy fidedigno ya que deja afuera a mucha gente que sí tiene la enfermedad pero tal vez no lo demuestra en el test. Por eso él y su grupo están trabajando en un test sanguíneo mejor. También hay otras razones por las cuales la enfermedad es mal diagnosticada, dice, en realidad un error de los profesores de medicina, ya que enseñan que es una enfermedad rara de la infancia, cuando en realidad puede llegar a aparecer en cualquier etapa de la vida.

Otro problema grave, es que la enfermedad tiene tantos síntomas, que un paciente puede ir a un médico por la diarrea, a otro por el dolor abdominal, y a un tercero por la anemia, y tal vez ninguno ponga todo en su lugar, concluye Green. Por eso es bueno también hacer difusión de los síntomas de la enfermedad, para que la gente pueda estar sobre aviso.

Fuente: WebMD

Imagen: Flickr