Jet lag, ¿por qué ocurre? Soluciones
0 votos

Jet lag, ¿por qué ocurre? Soluciones

El rostro ojeroso típico de quien cruza diferentes husos horarios en avión, el llamado jet lag, al parecer es causado por dos grupos de células ubicadas en la base del cerebro que pierden la sincronía, según un nuevo estudio.

image El cuerpo tiene un sistema para llevar el tiempo, lo que se conoce como ritmo circadiano, o reloj biológico. Ayuda a saber cuando es hora de comer, de dormir, de despertarse o de realizar otras funciones corporales. Por lo general este ritmo circadiano está gobernado por el ciclo día – noche.

Suele ocurrir que cuando la gente trabaja en el turno noche, o se saltan varias zonas horarias con un vuelo de avión, revolucionan este rimo circadiano al obligar al cuerpo a hacer cosas que no está acostumbrado, como por ejemplo estar despierto por la noche, o que sea el momento de dormir y sea de día, como ocurre cuando uno viaja al otro lado del mundo.

Investigadores de la Universidad de Washington, descubrieron que en las ratas, el trastorno ocurre en dos grupos de neuronas, o células cerebrales. Estos grupos están separados pero vinculados en una estructura llamada núcleo suprachiasmático, ubicado debajo del hipotálamo en la base del cerebro.

Un grupo, el más bajo, recibe la información de la luz directamente desde los ojos y gobierna los ritmos en sintonía con los períodos de luz y oscuridad. Esas neuronas están sincronizadas con el sueño profundo asociado a la fatiga porque esa parte del sueño está vinculada con los ciclos día noche, este sueño también es el que ocurre en la primera parte de la noche cuando nos acostamos a dormir. El otro grupo, neuronas de más arriba, es insensible al cambio en la luz y está más vinculado al sueño REM, el período en el que soñamos, de movimiento rápido de ojos.

Generalmente estos dos grupos de neuronas trabajan juntos, pero cuando el ciclo luz oscuridad cambia, pierden la sincronía.

Los científicos expusieron a ratas de laboratorio a ciclos de 22 horas de luz que contrastaban con su ciclo interno normal. Cabe aclarar que las ratas son un buen análogo de cómo trabaja el ritmo circadiano humano. Luego de este experimento, las ratas no tuvieron problemas en adaptarse al nuevo ciclo de 22 horas en su sueño profundo, que responde a la luz y a la fatiga, pero su sueño REM no se adaptó, seguía apegado a la rutina normal.

El resultado es es que el sueño REM no iba en la evolución usual que es a continuación del sueño profundo. “Descubrimos”, dice Horacio de la Iglesia, uno de los autores del estudio, “que luego de exponer a las ratas a un cambio en los tiempos de luz oscuridad que sería la simulación de un viaje de París a Nueva York, el sueño REM necesitó de 6 a 8 días para acostumbrarse al cambio, y para volver a estar en sincronía con el sueño profundo”.

“También podría explicar por qué el jet lag está sociado a un mal desempeño en el proceso de aprendizaje. Pensamos que el trastorno de la secuencia circadiana normal de sueño es muy importante para el aprendizaje”.

Se recomienda actividad física y hacer ayuno, para ascelerar el proceso de sincronización de estos dos grupos de neuronas.

Fuente: Livescience

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>