Gimnasia ocular
0 votos

Gimnasia ocular

La parte de nuestro cuerpo de la que menos nos ocupamos, es, sin embargo, una de las más importantes: los ojos. La mayoría de las personas, tanto si utilizamos gafas como si no, solemos acudir a los profesionales de la visión únicamente cuando tenemos algún problema (malas condiciones visuales o alguna patología como infección ocular). Tanto para los que gozan de visión perfecta como los que adolecemos de ella, la gimnasia ocular puede reportarnos grandes beneficios. Estos ejercicios fortalecen los músculos y ayudan a mantener más ágiles y jóvenes nuestros ojos.

Si nos acostumbramos a reservar diez o quince minutos diarios para el cuidado de nuestros ojos, en pocas semanas notaremos una mejora en las condiciones de visión y un menor cansancio ocular. Es muy importante acostumbrarnos también a no forzar la vista porque ello conlleva un debilitamiento de la musculatura del ojo. Para evitarlo es necesario mantener unas condiciones correctas de iluminación, no utilizar maquillajes ni cremas no específicas en el contorno de los ojos, limpiar con agua los párpados varias veces al día, o, al menos, siempre antes de dormir.

Dentro de la gimnasia ocular contamos con diferentes tipos de ejercicios: los activos, que se dedican a problemas determinados; y los de relajación, que se realizan para mantener nuestra visión en perfectas condiciones y descansar la vista. Durante el tiempo que empleemos en realizar los ejercicios, es necesario mantener un ritmo de respiración lento, con inspiraciones profundas y espiraciones lentas, pues esto ayuda a relajarnos y a aumentar la eficacia de la gimnasia ocular.

Os dejamos unos cuantos de estos ejercicios, los que nos han parecido más interesantes, si queréis completar las sesiones, en este enlace encontraréis más información.

Masaje: Abre y cierra los ojos durante tres a cinco segundos cada vez. Repite estos movimientos 7 u 8 veces. Después cierra los ojos y masajéalos con los dedos con movimientos circulares 1 o 2 minutos. Presiona los párpados superiores con tres dedos, mantén la postura 2 segundos y suelta. Repite 5 veces.

Movimiento: Siéntate y relájate. Gira los ojos en el sentido de las agujas del reloj, luego en el sentido contrario. Repite 5 veces, parpadeando entre cada una.

-La marca en el cristal: Siéntate a cincuenta centímetros de una ventana. Haz una marca en el cristal a la altura de los ojos (una pequeña línea negra o roja es suficiente). Mira la marca y luego concéntrate en algún punto lejano durante 10 a 15 segundos; después fija la vista en la marca de nuevo. Repite 10 veces.

Sigue el lápiz: Sujeta un lápiz en la mano frente a tu cara con el brazo extendido. Mueve el brazo lentamente hacia la nariz, hasta el límite en que aún puedas mantener el lápiz enfocado con los ojos. Repite 10 veces.

Escribe en la pared: Mira hacia una pared que esté en frente de ti e imagina que estás escribiendo con los ojos, sin mover la cabeza. Parece difícil al principio, pero con un poco de práctica es realmente divertido. Cuanto mayores sean las letras que “dibujas”, mejor será el efecto.

Imagina la hora: Imagina que estás de pie en frente de un reloj gigante. Mira al centro del reloj. Luego mira hacia de cualquier hora sin mover la cabeza. Mira otra vez al centro. Luego otra marca horaria. Practica este ejercicio al menos 12 veces. También lo puedes practicar con los ojos cerrados.

Foto: Flickr

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>