Escrito por Tendenzias

Infección por gardnerella: Causas, Síntomas y Tratamiento

Las enfermedades en zonas genitales pueden llegar ser muy molestas, tanto para la persona como para su vida sexual y de pareja. Por eso hoy en Demedicina os vamos a hablar acerca de la infección por gardnerella, una de las principales causantes de la vaginosis bacteriana. Descubre aquí sus causas, síntomas y tratamiento.

vaginosis bacteriana

Infección por gardnerella: qué es

La gardnerella vaginalis es una bacteria que se aloja de forma normal en la vagina de la mujer pero que en determinadas ocasiones puede provocar infecciones. Esta bacteria es a causa más común de enfermedades como la vaginitis bacteriana o la vulvitis. Esta vaginosis bacteriana consiste en una alteración de la flora vaginal.

Esta infección supone alrededor del 30%-40% de las infecciones vaginales en las mujeres. Se calcula que aproximadamente una de cada tres mujeres ha sufrido infeccione por gardnerella alguna vez.

Hace tiempo se creía que la vaginosis bacteriana era una enfermedad de transmisión sexual, pero en la actualidad está descartado que sea así. Esto no quiere decir que la presencia elevada de este número de bacterias (en algunos casos pueden llegar a formar colonias de hasta 4 centímetros) sí podría llegar a ser indicativo de la existencia de alguna ETS.

Cabe decir que es una infección que suele afectar a mujeres de media edad y que no se da a partir del momento que se entra en la menopausia.

A continuación vemos cuáles son las causas, los síntomas y el tratamiento de la infección por gardnerella.

Infección por gardnerella: causas

vaginosis bacteriana causas La gardnerella es una bacteria que está de forma natural presente en la vagina de la mujer, pero hay diferentes motivos por los cuales puede aumentar su número, desbalanceando el equilibrio bacteriano de la vagina, pudiendo producir una infección.

Una de las causas que pueden provocar la aparición de vaginosis bacteriana es el uso de determinados fármacos y medicamentos. Algunos antibióticos pueden provocar la destrucción de las bacterias “buenas”, permitiendo a las malas reinar dentro del desequilibrio.

Otro de los motivos por los que pueden aparecer estas infecciones es por culpa de los tampones o de los dispositivos anticonceptivos intrauterinos, que pueden resecar el interior de la vagina y propiciar la aparición de bacterias malas. No está demostrado en cambio que la práctica sexual sea uno de los motivos para contraer esta infección. También está demostrado que no se puede contraer esta infección por entrar en contacto con sábanas, toallas, prendas, etc que hayan utilizado otras personas.

La realidad es que no existe un consenso ni una razón concreta que explique la aparición de esta infección y, a pesar de no considerarse una enfermedad de transmisión sexual, es más frecuente entre las mujeres que tienen una vida sexual más activa (aunque se da en todo tipo de mujeres). Sobre todo, su aparición es más frecuente en las mujeres de entre 18 y 45 años con una vida sexual activa. El cambiar de pareja también parece aumentar el riesgo de padecer una infección de este tipo.

También hay algunos estudios que sostienen que existe una relación entre la infección por gardnerella y el estrés. Esto es, las tensiones y las situaciones estresantes del día a día también podrían contribuir a la aparición de VB.

Pasemos ahora a ver los síntomas más comunes de la infección por gardnerella.

Infección por gardnerella: síntomas

vaginosis bacteriana sintomas La vaginosis bacteriana es una infección de carácter leve, en la que casi la mitad de las mujeres no llegan a notar ningún síntoma ni darse cuenta de que están infectadas. En otros casos, muchas piensan que se trata de un infección por la bacteria cándida y toman el tratamiento para esta infección de forma equivocada.

Como decimos, muchas de las mujeres que sufren vaginosis bacteriana no tienen nigún tipo de síntoma. Sin embargo, en otros casos se presenta en forma de secreciones vaginales anormales, de un desagradable color grisáceo o blanquecino, y con un olor muy fuerte. En algunos casos es posible que la infección por gardnerella también pueda provocar picor e irritación en la zona vaginal.

También cabe destacar que las mujeres que tienen vaginosis bacteriana tiene más posibilidades de tener en niño prematuro que las mujeres que no la tienen.

El siguiente punto es: ¿cómo saber si tengo vaginosis bacteriana? ¿Qué pruebas se realizan para confirmar el diagnóstico? Lo vemos en el siguiente punto.

Detección de la infección por gardnerella

La infección por gardnerella es una afección que tiene unos síntomas bastante claros y que es producida por una bacteria concreta. Por tanto, su detección no resulta complicada y, como mucho, podría llegar a confundirse con algún otro problema, como por ejemplo hongos vaginales que también pueden provocar secreciones anormales, pero no suele ser común.

La detección y diagnosis de la vaginosis bacteriana o infección por gardnerella vaginalis se realiza a través de la observación de los propios síntomas por parte del médico y la realización de pruebas de laboratorio para confirmar la patología. Para realizar esta prueba no se pueden tener haber usado tampones ni haber tenido relaciones sexuales durante las últimas 24 horas.

Lo más frecuente es realizar un examen de las secreciones de la paciente. Con ese examen es posible evaluar el pH de las secreciones vaginales, el cual suele ser menos ácido en caso de que existe presencia de la gardnerella. También se pueden buscar las propias bacterias a través del microscopio.

Anteriormente ya hemos mencionado que uno de los principales síntomas de la vaginosis bacteriana es que las secreciones tienen un olor muy fuerte, como a pescado. Bien, pues este es uno de los síntomas que pueden ayudar al médico a detectar el problema. Mediante el uso de hidróxido de potasio en las secreciones de la paciente, el médico puede potenciar los efectos de este característico olor y confirmar así que se trata de infección por gardnerella.

Ahora que ya sabemos cuáles son sus posibles causas y sus síntomas, y que sabes cómo confirmar que realmente padeces este problema, es hora de conocer cuál es su tratamiento.

Infección por gardnerella: tratamiento

vaginosis bacteriana tratamiento El diagnóstico y tratamiento de la infección por gardnerella se recomienda a todas las mujeres, pero sobre todo a las mujeres embarazadas, ya que se reduce el riesgo de tener bebés prematuros o de que puedan existir complicaciones en caso de aborto. Es importante diagnosticarlo a tiempo y tratarlo antes de que pueda producir problemas, como enfermedad inflamatoria pélvica o endometritis o, el caso de las embarazadas, partos prematuros o abortos espontáneos tardíos.

Existen diferente formas de tratamiento. Una de ellas es por vía oral tomando metronidazol. Se debe tomar en dosis de 500 mg. cada 12 horas, durante una semana. Por otro lado, también se puede acudir a otro tipo de tratamientos, como por ejemplo cremas vaginales. Lo más habitual es que el médico nos recomiende clindamicina al 2% en crema vaginal o metronidazol en gel. Estos simplemente los aplicamos en la zona vaginal todos los días antes de acostarnos, durante un mínimo de una semana.

Hay que tener en cuenta que es una infección bastante común y que muchas mujeres son propensas a sufrirla por lo que es necesario remarcar que a pesar de que la infección remita con alguno de estos tratamientos, es posible que vuelva a reproducirse.

Además de seguir el tratamiento que nos recomiende el médico, también puedes hacer más cosas para prevenir la gardnerella. Lo vemos en el siguiente punto.

Cuidados para suavizar los efectos de la gardnerella

Hay una serie de recomendaciones que podemos llevar a cabo para minimizar los efectos y síntomas de la infección por gardnerella. ¿Cuáles son estos consejos?:

  • Se recomienda lavarse la vagina con jabones suaves, además de enjuagar completamente la zona y secársela adecuada y suavemente.
  • Otro consejo interesante es usar ropa interior de algodón y que sea holgada. Hay que evitar la ropa ajustada y que favorezca la sudoración, como los pantys.
  • Tampoco es recomendable usar bañeras de hidromasaje ni tomar duchas vaginales ya que pueden favorecer el desequilibrio entre bacterias buenas y malas.
  • Limpiarse de forma adecuada, si es necesario con jabón suave, después de usar el baño.

A decir verdad no hay muchas formas de evitar que el olor y los síntomas de la vaginosis desaparezcan completamente, pero siguiendo algunas normas de higiene y unos consejos básicos podremos evitar que los síntomas sean evidentes.

Cómo prevenir la gardnerella

vaginosis bacteriana
La infección por garnerella es difícil de prevenir en el sentido de que no se sabe a ciencia cierta qué es lo que la provoca. De todas maneras, los médicos suelen coincidir en que es importante seguir una serie de consejos preventivos:

Por un lado, hay que ser responsables con la vida sexual. No está claro que la vaginosis bacteriana pueda ser contagiada a causa de las relaciones sexuales. Sin embargo, parece que existe una relación entre el número de relaciones (más aún si es con distintas personas) y los casos de vaginosis bacteriana. Por otro lado, se recomienda que la pareja utilice siempre preservativos durante las relaciones sexuales.

Por otro lado, también se recomienda no tomar duchas vaginales, ya que es una práctica que puede favorecer la predominancia de la bacteria garnerella. Estas duchas vaginales lo que hacen es matar a las bacterias sanas de la vagina, dejando las bacterias malas.

De todos modos, como decimos es difícil prevenir la gardnerella ya que ni es una ETS propiamente dicha ni están claros los motivos de su aparición.

A continuación vemos uno de los puntos que seguramente más os puede preocupar: ¿afecta en algo la vaginosis bacteriana al embarazo? ¿Existen más posibilidades de contraer esta infección durante este período? Sigue leyendo para saberlo.

Infección por gardnerella en embarazadas

La infección por gardnerella o vaginosis bacteriana es la enfermedad vaginal más comunes en las mujeres entre 18 y 45 años. Además, existe una mayor propensión a tener este tipo de infección durante el embarazo. Los estudios concluyen que alrededor de una de cada cinco mujeres padecen de esta infección en algún momento del embarazo.

gardnerella embarazo
La vaginosis bacteriana durante el embarazo se suele relacionar con un mayor riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer, ruptura prematura de las membranas o con las infecciones del útero después tras dar a luz. También existen investigaciones que sostiene que existe una relación entre la vaginosis bacteriana y los abortos espontáneos durante el segundo trimestre.

A pesar de todo lo dicho anteriormente,lo cierto es que la relación entre la infección por gardnerella y las complicaciones anteriormente citadas no está del todo clara. De hecho, solo algunas mujeres con vaginosis bacteriana tiene partos prematuros, algo para lo cual los especialistas siguen sin tener una respuesta clara.

De todas formas, tampoco hay que alarmarse. La mayor parte de las mujeres que tienen infección por gardnerellano tienen ningún problema durante el embarazo. Además, un gran porcentaje de los casos se acaban solucionando por sí mismos, sin llegar a tomar ningún tratamiento.

Para tratar la infección por gardnerella el médico le recetará antibióticos que se consideran seguros durante el embarazo. Se debe seguir el tratamiento indicado hasta el final, aunque los síntomas hayan desaparecido.

Por otro lado, hay que destacar que la infección por gardnerella puede volver a reproducirse. Aunque los síntomas hayan desaparecido, estos pueden reaparecer con frecuencia hasta unos meses después. No en vano casi una de cada tres mujeres afirman haber sufrido nuevos episodios de vaginosis bacteriana hasta tres meses después de que hubiera desaparecido.

Esperamos que el artículo os haya sido de ayuda. Para terminar, os dejamos con un vídeo y unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Vídeo sobre la gardnerella

En el siguiente vídeo puedes aprender más cosas acerca de esta infección:

Enlaces de interés
En Demedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes si quieres saber más cosas acerca de otras patologías:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.

Demedicina.com

Newsletter