UP

-     Escrito por gon

Fecundación in vitro

La fecundación in vitro es un procedimiento de reproducción asistida, que posibilita la concepción en los casos de las parejas que tienen problemas para ello. Gracias a la investigación y al avance en estas técnicas, cada vez más parejas optan por este procedimiento. En De Medicina te contamos en qué consiste.

Laboratorio de Fecundación in vitro

Laboratorio de Fecundación in vitro

En qué consiste la fecundación in vitro

Lo característico de esta técnica, que lleva más de treinta años practicándose con éxito, consiste en que la fecundación se produce de forma externa,  concretamente tiene lugar en una placa petri.

Fases de la fecundación in vitro

Este proceso dura aproximadamente un mes, y se lleva a cabo en varias fases:

Para empezar, mediante la administración de hormonas, se produce una estimulación ovárica, con el objetivo de provocar la maduración de varios ovocitos en el ovario de la mujer durante un sólo ciclo. Esta etapa comienza tras la menstruación, y durante la misma, se lleva un control exhaustivo del proceso.

Una vez están maduros, se administra la hormona responsable de la ovulación, pero antes de que ésta se produzca, se extraen los ovocitos mediante una técnica llamada aspiración folicular, que consiste en la recolección de los ovocitos mediante una aguja, que se guía por ultrasonidos. Esta fase se realiza en una media hora, y no requiere hospitalización ni anestesia.

Una vez conseguidos los ovocitos, se incuban unas horas y a continuación tiene lugar la fecundación. Esta puede realizarse situando los gametos en una placa petri y dejando que ocurra sola, o bien mediante una inyección intracitoplasmática, durante la cual un espermatozoide es inyectado en el óvulo.

A continuación, en la fase de cultivo de embriones, los embriones se dejan en un medio de cultivo enriquecido durante 3 o 4 días o incluso más en caso de que sea necesario observar su desarrollo durante más tiempo.

Finalmente, los embriones  se implantan de nuevo en el útero; el número de embriones que se implanta es variable, y el proceso tiene lugar mediante una cánula, es un proceso sencillo que tampoco requiere hospitalización ni anestesia. Tras la implantación se requiere reposo, para que el proceso se lleve a cabo con éxito.

Los embriones que no fueron implantados, se guardan congelados, por si hubiera que repetir la operación.

El grado de éxito de esta técnica es del 50%, en los casos en los que hay que recurrir a óvulos donados el grado de embarazos aumenta hasta el 60%.

Si quieres más información sobre el proceso, pincha aquí.

Dificultades de la fecundación in vitro

A pesar de que es cada vez más frecuente, psicológicamente la fecundación in vitro puede ser un proceso muy duro para las parejas, al igual que el resto de técnicas de reproducción asistida. El estrés, la incertidumbre de si saldrá adelante o no, la presión social y económica y las frecuentes visitas a la clínica pueden suponer un desgaste emocional importante. A esto hay que sumarle el efecto que la inyección de hormonas produce en la futura madre.

Este estrés es contraproducente, ya que puede dificultar el proceso y tener una influencia negativa en alguna de sus fases, como en la implantación del embrión.

Por esto, hay que plantearse el proceso como una experiencia en pareja, en la que el apoyo mutuo es fundamental, así como el compartir los sentimientos que se tengan. Si se hace duro, conviene darse pequeños premios o caprichos… salir a cenar, una escapada de fin de semana…

A continuación puedes ver el testimonio de una pareja que vivió en primera persona este proceso

Fuente: Fecundación in vitro

Imagen: Instituto Bernabéu en Flickr.com

Demedicina.com

Newsletter