Escrito por Tendenzias

Enfermedad de Mano, Pie y Boca – Causas, Síntomas y Tratamiento

Durante los primeros años de vida, el cuerpo todavía no está preparado para combatir determinados virus o agentes patógenos, que pueden causar afecciones como la enfermedad de mano, pie y boca. Para que aquellos que tengáis bebés o niños pequeños estéis más tranquilos, os contamos todo sobre esta enfermedad, sus causas, síntomas y tratamiento a seguir.

¿Qué es la enfermedad de mano, pie y boca?

La enfermedad de mano, pie y boca es una afección de carácter leve que puede ser causada por diferentes agentes patógenos, y que afecta sobre todo a bebés y niños menores de 5 años. En cualquier caso, es una enfermedad contagiosa que también se puede dar en adultos.

Los síntomas de la enfermedad se caracterizan sobre todo por la aparición de unas manchas o sarpullidos de color rojizo, que devienen en ampollas, principalmente en la zona alrededor de la boca, en manos y pies y en otros lugares como la zona genital.

No se trata de una enfermedad de la cual haya que alarmarse, puesto que es de carácter leve y generalmente desaparece por sí misma al cabo de una semana. En cualquier caso, vamos a ver más a fondo cuáles son sus causas síntomas y tratamientos.

Causas de la enfermedad de mano, pie y boca

Cuando los niños son demasiado pequeños, sobre todo menores de 5 años, el organismo todavía no ha desarrollado defensas contra determinados virus o bacterias. En este caso, hay diferentes agentes capaces de causar la enfermedad de mano, piel y boca, pero actúan sobre todo en niños porque ellos todavía no han adquirido las defensas.

En el caso de los adultos que ya hayan sido infectados alguna vez, el organismo se encargará de prevenir futuros contagios. Sin embargo, nuestro sistema no siempre es efectivo, y no funciona si es un virus distinto el que desencadena la enfermedad. Es decir, los adultos también pueden contraer la enfermedad, sobre todo en determinadas circunstancias.

La enfermedad de mano, pie y boca es una enfermedad contagiosa, que se puede pasar de un individuo a otro por diferentes vías:

  • A causa de las secreciones de saliva o de mucosa, por ejemplo entrando en contacto con la tos o los estornudos de alguna persona infectada.
  • Al entrar en contacto con alguna superficie que contenga el virus, por ejemplo los juguetes del niño.
  • A través del contacto con las heces del bebé.
  • Al tener contacto físico directo con las zonas afectadas, por ejemplo el líquido de las ampollas.
  • También al tener contacto directo con abrazos, besos, etc.
  • Al compartir los platos, cubiertos, cepillo de dientes o cualquier otro elementos de aseo personal.

Estos son algunos de los principales factores y causas de infección. Ahora vemos los síntomas que puede presentar la enfermedad.

Síntomas que presenta la enfermedad

Los síntomas que presenta la enfermedad no son de carácter grave. Se caracterizan principalmente por la aparición de molestas ampollas en la boca, las plantas de las manos o de los pies, de ahí el nombre de la enfermedad. Sin embargo, estas ampollas también pueden manifestarse en otras zonas del cuerpo, como las rodillas, los codos, muslos o genitales.

Asimismo, la enfermedad presenta otra serie de síntomas comunes, que suelen consistir en fiebre, dolor de garganta, y malestar general. Normalmente estos síntomas aparecen y desaparecen por sí mismos al cabo de unos días o una semana. Es sobre todo durante los primeros días cuando la enfermedad tiene más riesgos de resultar contagiosa.

Es raro encontrar casos en os que esta enfermedad haya causado alguna complicación de salud más grave. En ciertas ocasiones podría provocar meningitis viral, en cuyo caso la persona debería ser hospitalizada por unos días. En casos muy aislados podría llegar a tener unos síntomas similares a la poliomelitis o incluso provocar una inflamación en el cerebro. Sin embargo, es improbable que por si misma pueda causar este tipo de síntomas.

En otras ocasiones la enfermedad no presenta los síntomas a la vez, o solo muestra algunos de ellos (ampollas sin fiebre, por ejemplo). También hay veces que la persona infectada no tiene ningún tipo de síntomas, pero a pesar de ello puede contagiar a otras personas.

Ya conocemos sus síntomas pero, ¿qué tratamiento hay que seguir para erradicar la enfermedad?

Tratamiento a seguir

Lo cierto es que al ser una enfermedad que desaparece por sí misma, no hay un tratamiento especialmente indicado para ella. Normalmente se recurren a los medicamentos como el Ibuprofeno o similares. El objetivo de estos medicamentos no es combatir la enfermedad, sino aliviar sus síntomas, principalmente la fiebre o el dolor causado por las ampollas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

En cualquier caso, como siempre recomendamos en DeMedicina, lo mejor en caso de duda es acudir el médico o pediatra para que nos ofrezca su diagnóstico.

Cómo prevenir la enfermedad de boca, manos y pies

Prevenir esta enfermedad no es sencillo, sobre todo si se trata de niños. Sin embargo, se pueden llevar a cabo una serie de medida para intentar disminuir el riesgo de contagio.

En primer lugar, es importante ser estricto con la higiene personal, sobre todo si hay algún niño en casa que tenga la enfermedad. Hay que tener en cuenta que, en este caso, hay numerosos lugares donde puede haber dejado virus: en los cubiertos, en las manillas de las puertas, en sus juguetes, y en definitiva en todo aquello con lo que haya estado en contacto.

Por ello es importante lavarse bien las manos tras haber estado en contacto con un posible foco de infección, no llevarse las manos a la cara, intentar no compartir objetos, minimizar durante un tiempo el contacto físico, etc.

Asimismo, también hay que extremar la precaución a la hora de cambiar el pañal, ya que las heces son otro de los principales focos de infección. Y evitar la exposición a tos o a los estornudos del niño.

En cualquier caso, son solo medidas preventivas que disminuyen el riesgo, pero es difícil asegurar una manera de evitar 100% el contagio.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

También te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos