UP

-     Escrito por elena

“Enfermedad del beso” o Mononucleosis ¿cómo se contagia y cómo prevenirla?

La enfermedad del beso parece tener un nombre que evoca al amor o al enamoramiento. Sin embargo, en realidad su nombre es mononucleosis y es una enfermedad real y, de hecho, muy común en niños y adolescentes. La mononucleosis no suele revestir mucha gravedad, pero a pesar de ello es importante detectarla y tratarla a tiempo. ¿Qué es la enfermedad del beso y cómo se contagia? Os contamos cómo prevenirla, cuáles son los síntomas y los posibles tratamientos.

la-enfermedad-del-beso

¿Qué es la enfermedad del beso?

La enfermedad del beso o Mononucleosis es más frecuente en niños y adolescentes. Suele ser una enfermedad benigna y que tiene una duración que ronda los 10 días, con un período de incubación sin síntomas que puede llegar a durar de 7 a 14 días (incluso se puede alargar hasta un mes). Solo en casos aislados se asocia a complicaciones de cerebro o del corazón, eso sí, es importante conocer que dependiendo del paciente y de su sistema inmunológico puede afectar a otros órganos y presentar algunas complicaciones.

El virus Epstein-Barr se transmite a través de la saliva, de ahí que se le conozca como la enfermedad del beso o fiebre de los enamorados. La enfermedad se caracteriza porque el virus permanece en la saliva de la persona infectada durante la fase aguda de la enfermedad y meses subsiguientes. En ese tiempo existe peligro de contagio para los que no sean inmunes al virus de Epstein-Barr.

Aunque la saliva es la principal vía de contacto para esta enfermedad, también se puede transmitir o contagiar sin que hayamos besado a alguien que tenga el virus. Sólo con beber de un mismo vaso con la persona infectada o si ésta nos estornuda o nos tose encima, podemos ser contagiados de modo que es mucho más fácil de transmitirse de lo que parece.

enfermedad del beso

Se dice que también por compartir utensilios como los cubiertos podemos contraerla. También cabe añadir que se han dado algunos casos en los que la enfermedad del beso se ha transmitido por una transfusión de sangre, de modo que se recomienda a los que han padecido la enfermedad, que no donen sangre al menos durante seis meses después de haber tenido la enfermedad. De todos modos los casos con esta vía de contagio son muy escasos.

Es una enfermedad cuyo desarrollo está muy ligado a la salud que tenga el paciente en el momento de contraerla. Es decir, que si estamos sanos y tenemos buenas defensas en nuestro sistema inmunológico puede que nos afecte con menos virulencia a pesar de ser una enfermedad seria, que sí o sí debe ser tratada con medicamentos una vez diagnosticada.

Ya hemos señalado que entre que comienzan a manifestarse los síntomas y nos curamos pueden llegar a pasar diez días, aunque hay casos más graves en los que los enfermos por mononucleosis llegan a pasar más de 20 días enfermos.

sick

Causas de la enfermedad del beso

Como ya hemos citado, al mononucleosis, fiebre ganglionar o enfermedad del beso, es causado en la mayor parte de las ocasiones (hasta en un 90% de los casos) por el virus de Epstein-Barr (EBV), un virus que pertenece a la familia de los heerpesvirus. El virus fue descubierto en el año 1964.

Como hemos citado en la descripción de la enfermedad del beso, la principal causa para contraer la enfermedad es el contagio a través de las secreciones boca a boca, principalmente de saliva, de ahí que se le denomine de forma coloquial la “enfermedad de beso”. Las personas que tienen deficiencias inmunológicas son más propensas a contraer el virus Epstein-Barr.

Ya conocemos en qué consiste la enfermedad, quiénes pueden contraerla y cuáles son sus principales causas. Ahora veamos cuáles son sus síntomas más comunes.

Síntomas de la enfermedad del beso

Como ya hemos señalado, la mononucleosis es una enfermedad de carácter benigno que no suele presentar muchas complicaciones más allá de fiebre y sensación de cansancio. En cualquier caso, los síntomas generales de la enfermedad del beso o Mononucleosis infecciosa son los siguientes:

  • Fiebre
  • Ausencia de apetito
  • Molestias en la garganta
  • Inflamación de las amígdalas
  • Inflamación de los ganglios del cuerpo, sobre todo los del cuello
  • Astenia (fatiga y sensación de cansancio constante)
  • Dolores musculares

mononucleosis

El pronóstico de la enfermedad del beso

El virus EB sólo ataca a los seres humanos. Al ser una enfermedad benigna el pronóstico es que se solucione sin complicaciones y sólo en los casos más raros puede haber complicaciones.

Los síntomas más intensos como fiebre, inflamación ganglios etc pueden durar unos 10 días, y el malestar varia semanas más. No es necesario aislamiento ni cuarentena.

Tratamiento de la enfermedad del beso

No hay un tratamiento especifico contra el virus Epstein-Barr. Se aconseja reposo, aumento de la toma de líquidos. El ibuprofeno y el paracetamol es lo recomendable para los pacientes, y si se asocia con amigdalitis por estreptococo el médico prescribe un antibiótico.

En caso de dolor agudo en la parte superior izquierda del abdomen es fundamental acudir a urgencias, el médico deberá descartar no se haya producido una rotura del bazo. Si esto ha sido así se ha de proceder a extirparle el bazo mediante una operación quirúrgica.

el-pronostico-de-la-enfermedad-del-beso

Eso sí, durante el proceso de la enfermedad el reposo debe ser absoluto y no podemos salir a la calle y mucho menos ponernos a hacer actividades como hacer deporte, y más si son de contacto, o esfuerzos físicos. Además es muy importante que siempre estemos bien hidratados.

Diagnóstico de la enfermedad del beso

El diagnóstico que se realiza de la enfermedad del beso o la mononucleosis infecciosa por virus del Epstein Barr, se comprueba mediante un análisis de sangre, durante o después de una infección por el virus. La exploración incluye las siguientes observaciones:

Linfocitos activados: la activación de los linfocitos llega a causa de un proceso complejo en el que intervienen, además de ambos linfocitos, las células presentadoras de antígeno y el propio antígeno. Los linfocitos poseen unas alteraciones específicas que sugieren infección por este virus.

Determinación de los anticuerpos heterófilos: Este examen busca anticuerpos llamados heterófilos que se forman en el cuerpo durante la infección. Si el análisis es positivo, se confirma la infección por el virus de Epstein Barr. Si la prueba sale negativa al principio de la infección, habría que valorar volver a repetirla unas semanas más tarde.

Diagnostico enfermedad beso

Cabe destacar que un 10% de las mononucleosis pueden estar producidas por un virus llamado “citomegalovirus” y no por el virus Epstein Barr. A pesar de que el cuadro clínico es el mismo, la prueba de los anticuerpos heterófilos suele dar resultados negativos.

Evolución de la enfermedad del beso

En la mayor parte de los casos la enfermedad de beso posee una evolución que no presenta complicaciones ya que se trata de una infección beningna y que se puede controlar fácilmente. Solo en algunos casos aislados la mononucleosis puede presentar una evolución más grave, pudiendo causar dificultades respiratorias, problemas cardíacos, encefalitis o problemas en el bazo. También es posible que se produzcan complicaciones en las personas con un sistema inmunitario débil, como en el caso de los portadores del virus VIH. Sin embargo, todos estos casos no suelen ser habituales.

Pero veamos en el siguiente epígrafe más en profundidad cuáles son los riesgos y complicaciones más graves que podría traer consigo una mononucleosis (aunque recordemos, esto NO es lo común):

Riesgos graves de la enfermedad del beso:

Ya hemos señalado que la enfermedad del beso no es grave generalmente pero sí que puede agravar alguna dolencia o puede derivar en algo más complicado. Dijimos el riesgo de rotura del bazo, pero además existen otras complicaciones o riesgos que ahora señalamos.

Por ejemplo, podemos padecer una sobreinfección bacteriana faringo-amigdalar, que suele darse mucho más frecuentemente de lo que podáis pensar y que puede tratarse con antibióticos (aunque debe evitarse la penicilina y algunos de sus derivados, por la aparición de urticaria).

Un porcentaje mínimo de pacientes, 1%, pueden experimentar una meningitis de líquido claro con amplios signos neurológicos y de afectación cerebelosa. Sin embargo, debe recordarse que, en ausencia de complicaciones, las formas de meningitis virales tienen un pronóstico benigno y rara vez muestran secuelas. A veces, la infección por virus de Epstein-Barr se puede complicar con el síndrome de Guillain-Barré.

riesgos-graves-de-la-enfermedad-del-beso

En casos excepcionales (menos del 1%), sobre todo en inmunodeprimidos, se puede manifestar una peligrosa encefalitis.

Otros afectados de este virus pueden padecerlo, por causas congénitas, de manera crónica. Sabemos que los enfermos de la enfermedad del beso una vez recuperados, son portadores del virus de modo que aunque ellos no lo padezcan sí que pueden transmitirlo. Otros en cambio padecen de manera crónica las consecuencias de la enfermedad.

Otras complicaciones raras incluyen la hepatitis, orquitis, miocarditis, pericarditis, úlceras genitales, neutropenia y neumonía intersticial. En pacientes inmunodeficientes la mononucleosis puede provocar un cuadro de curso hiperagudo grave.

Otras complicaciones raras pueden ser: encefalitis, hemiplejía, mielitis transversa, síndrome de activación de macrófagos (los macrófagos destruyen las células de la médula ósea y disminuyen todas las líneas celulares de la sangre), crioglobulinemia, hemorragias, ictericia leve, obstrucción de las vías aéreas superiores por hipertrofia amigdalar, miocarditis, pericarditis, neumonía, y nefritis.

Cuando los pacientes son atendidos adecuadamente y no tienen problemas inmunitarios, estas complicaciones tienen un buen pronóstico. En algunos casos (poco frecuentes y asociados con otros factores (genéticos y medioambientales), el virus puede ser cancerígeno.

Sigue leyendo si quieres saber algunos buenos consejos para prevenir la enfermedad de beso, una información útil tanto para los portadores de la enfermedad como para sus allegados.

¿Cómo se puede prevenir la enfermedad del beso?

Como prevenir enfermedad beso
Si conoces a un familiar, así como a una persona cercana de casa o el trabajo que haya contraído la enfermedad del beso, es recomendable seguir los siguientes consejos de salud:

  • Antes de nada, la clave para prevenir la mononucleosis infecciosa reside en evitar el contacto íntimo con la persona infectada ya que no existe una vacuna específica que haga que evitemos el contagio.
  • No es recomendable tampoco que beses a las personas que hayan estado afectadas por la enfermedad, ni durante los síntomas ni en los días siguientes.
  • Recuerda lavar las manos con abundante agua caliente y jabón antes de cualquier comida.
  • Asimismo, compartir algunos utensilios comunes como los vasos, los platos o un simple tenedor aumenta la posibilidad de contraer la enfermedad. Se deben lavar a conciencia antes y después de cada uso.
  • No estés demasiado tiempo en un lugar reducido con una persona que tenga la enfermedad del beso o lo sospeches, los lugares secos y cerrados son ideales para contagiar el virus mediante un simple estornudo o una tos.
  • Dile a la persona con síntomas de la mononucleosis infecciosa que se tape siempre la boca y la nariz no con las manos, sino con el hueco del brazo y el codo.
  • Intenta además que la persona infectada no tosa o estornude a tu lado.
  • La mononucleosis infecciosa también se ha presentado en casos por transfusiones sanguíneas, por lo que es muy aconsejable no donar sangre durante los seis meses siguientes de pasar la enfermedad.

Hay que tener en cuenta que una persona puede transmitir la enfermedad del beso incluso 18 meses después de haberla superado, por lo que todas estas precauciones se deben tener a largo plazo con las personas que hayan tenido munonucleosis. Incluso es probable que una persona la tenga de forma intermitente durante el resto de su vida, convirtiéndose de esa manera en un portador crónico, aunque en muchos casos no presente los síntomas.

También es necesario recordar que el período de incubación de la enfermedad es de alrededor de 10 días (puede llegar hasta un mes), período durante el cual la persona infectada no siente ningún tipo de síntoma, por lo que aumenta el riesgo de contagio

Lo peor de la enfermedad del beso

Peores casos enfermedad beso
Aunque en el 99% de los casos, la enfermedad del beso se cure con unos cuidados mínimos y mucho reposo, es una enfermedad que puede causar la llamada ‘fiebre ganglionar de Pfeiffer‘, lo que provoca un agotamiento crónico que puede afectar durante meses a una persona, incluso sin saber que padece la enfermedad.

Son muchos los médicos que sospechan de un mensaje más oculto en la enfermedad del beso, ya que a pesar de los análisis serológicos realizados, la mononucleosis infecciosa puede ser la causante del síndrome de fatiga crónica (SFC). Aunque aun no hay pruebas concluyentes, parece que existe una relación entre la mononucleosis infecciosa y el síndrome de fatiga crónica.

tratamiento-de-la-enfermedad-del-beso

Durante los últimos años, también se han realizado pruebas para determinar si el virus de Epstein-Barr está implicado en determinados tumores malignos que se han diagnosticado, sobre todo, en África y algunos países asiáticos.

Los tumores pueden provenir del linfoma de Burkitt, una inflamación de la mandíbula superior o inferior que aparece prácticamente limitado en los países africanos.

Por otro lado, los médicos también sospechan que el virus de Epstein-Barr está implicado también en tumores de la zona de la nariz y faringe (carcinoma nasofaríngeo), muy extendido en hombres del sur de China.

Curiosidades sobre la enfermedad del beso

La mononucleosis o enfermedad de beso tiene una serie de particularidades que la convierten en algo ciertamente curioso. Por una parte, su nombre. Se le llama enfermedad del beso porque se transmite a través de la saliva, por lo que se dice que los besos es una de las principales maneras de transmitirla. Sin embargo, hay muchas otras maneras, por ejemplo compartiendo cubiertos.

enfermedad de beso
Por otra parte, el virus de la mononucleosis o enfermedad del beso también de comporta de una forma extraña. Una vez que el virus penetra en nuestro cuerpo provoca la infección por mononucleosis. Cuando el paciente supera la enfermedad, el virus no desaparece, sino que permanece en el organismo, aunque de modo inactivo. Es probable que, en un futuro y si se dan las condiciones apropiadas (por ejemplo, que bajen las defensas de la persona) el virus vuelva a reactivarse provocando una nueva mononucleosis.

Se puede decir, por tanto, que la enfermedad del beso es de momento una enfermedad sin cura, y no queda más remedio que pasar esa semana en estado febril que provoca el virus Epstein-Barr. Además, es probable que tengas la enfermedad del beso y que ni siquiera lo sepas.

Cabe decir que esta enfermedad se suele dar con mayor frecuencia entre los 15 y los 30 años, pero principalmente entre los 14 y los 18. Un signo inequívoco de que es en esta época cuando más practicamos la saludable y placentera sensación de besar a un semejante, algo que vamos olvidando con el paso del tiempo, para fastidio de la enfermedad del beso.

La mononucleosis o enfermedad de beso también tienen nombres similares en otros lugares. Por ejemplo, en España también se la conoce como “fiebre de los enamorados” y en el Reino Unido se denomina “kissing disease“.

Esperamos que toda esta INFO os haya sido de ayuda y sepáis todo lo necesario acerca de la mononucleosis o enfermedad del beso, una infección de nombre sugerente pero de síntomas molestos. Para terminar, os dejamos con un video y unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Video: ¿Qué es la enfermedad del beso?

Échale un vistazo a este vídeo si quieres saber alguna cosas más sobre la enfermedad de beso que puede que se nos haya quedado en el tintero.

Enlaces de interés

En Demedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy útiles si te gusta estar informado acerca de diversas enfermedades y problemas de salud:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.

Demedicina.com

Newsletter