Escrito por Tendenzias

Displasia de cadera: Qué es, síntomas y tratamientos

La displasia de la cadera presenta normalmente en recién nacidos, pero resulta complicado saber cómo se va a desarrollar el problema ortopédico hasta que no pasa tiempo. Cuando un bebé nace el tamaño de los huesos no es el definitivo, por lo que no podemos ver la malformación al principio y se detecta ya en bebés o niños pequeños.

diagnosticar-displasia-de-caderas-adultos

En bastantes ocasiones esta lesión se produce en la recta final del embarazo, debido a que el bebé toma una postura que le fuerza la cadera y le llega a producir una displasia de cadera. Un estudio determinó que 1,5 de cada 1.000 bebés sufren esta enfermedad, por eso es importante encontrar pronto la lesión para poder empezar a tratarles cuanto antes.

Como en cualquier caso médico, cuanto antes se de con el problema, mejor solución podrá ponerse en práctica y menos daños sufrirán los huesos.

¿Qué es la displasia de cadera?

Para poder explicar bien en qué consiste la displasia de cadera hay que empezar con la función principal de esta: Las caderas son articulación que se encargan del movimiento de las piernas en relación al tronco. Este problema se da cuando los huesos que componen esta articulación, es decir, los que forman la cadera, no están bien alineados y provocan que no trabaje correctamente. Se llega a producir un desgaste mayor del habitual.

Exactamente este problema ortopédico surge en determinadas situaciones. La más frecuente es cuando hay una mala una unión entre el hueso del muslo, comúnmente conocido como la cabeza del fémur, y el acetábulo, que es la cabeza de la cadera. El primero tiene una cabeza redondeada que permite un movimiento hacia todas direcciones. El segundo es como un hueco redondito donde el anterior debe encajar perfectamente, llamado acetábulo. Ambas partes han de encajar perfectamente. Si trabajan bien no se genera displasia de cadera y permiten el movimiento normal de las piernas.

Cuando no sucede eso, si no se ensamblan cual piezas de un mismo puzzle, se produce el desplazamiento del fémur y esto desencadena una lesión. Esta deformidad fuerza al muslo a que se mueva de modo inadecuada y es lo que conocemos como displasia de cadera.

tratamiento-de-displasia-de-cadera

Síntomas de la displasia de cadera

No se sabe con exactitud los motivos que generan la displasia de cadera. Sí hay determinadas situaciones en las que suele producirse con frecuencia, como es el caso de las siguientes etapas de la vida:

  • En el embarazo.
  • Puede ser hereditario, ya que suele repetirse en personas que tienen antecedentes familiares.
  • Suele aparecer mayormente en mujeres que en hombres.
  • En bebés prematuros o que nacen con sobrepeso.
  • En partos que han sido por cesárea.

Los síntomas más habituales de la displasia de cadera son estos:

  • Padecer dolor o molestias al caminar.
  • Cojear, que obviamente es consecuencia del anterior o porque se nos haya quedado una pierna un poco más corta que la otra.
  • Se puede llegar a perder la fuerza en la pierna totalmente.
  • Puedes sentir que la región lumbar se curva hacia adentro.
  • Padecemos una incapacidad funcional.

Como veréis los síntomas son bastante claros en general, ya que la displasia de cadera es una lesión que no pasa inadvertida en nuestro cuerpo.

Tratamiento de la displasia de cadera

Hay tres tipos de pruebas que se realizan para ver si se padece displasia de cadera:

  1. Estudio que hace el médico presionando sobre la cadera y al realizar movimientos escuchar si se produce algún chasquido.
  2. Ecografía de cadera.
  3. Radiografía de cadera.

Para la displasia de caderas en adultos, normalmente se recomienda cirugía, con esto se pretende preservar la articulación y ponerla de nuevo en su lugar. En el caso de que la cadera esté muy deteriorada, se propone sustituir por una prótesis. Una vez realizada la operación, durante un tiempo el paciente llevará una férula que le ayudará a tener la zona bien sujeta. Y para una pronta y mejor recuperación se recomienda ir a un fisioterapeuta que os ayude y asesore con los ejercicios a realizar y os haga un seguimiento de cómo evoluciona la cadera.

fisioterapia-para-displasia-de-cadera

Displasia de cadera en bebés

A los recién nacidos los pediatras les observan todas sus articulaciones y movimientos corporales para corroborar que los realizan correctamente o si tienen alguna malformación. Hay una prueba que se llama la Maniobra de Ortolani, que es para ver el desarrollo y movilidad de la cadera. Se puede observar si la cabeza del fémur se mueve en sitio o se sale y detectar si podría tratarse de un caso de displasia de cadera en bebés.

Estos son alguno de los síntomas más comunes en recién nacidos:

  • Dificultad a la hora de mover el lado del cuerpo que sufre la displasia de cadera.
  • Cabeza del fémur salida de su sitio.
  • Una pierna es ligeramente más corta que la otra.

Cuando el niño tiene más de tres meses hay varias formas de sospechar que puede estar padeciendo de displasia de cadera. La primera de ellas es cuando la pierna podría desencajarse y voltearse hacia fuera. Otra son los casos en los que una pierna es visiblemente más larga que otra. Después está el cojeo al intentar andar o cuando caminan de puntillas sobre la pierna más corta.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
displasia-de-cadera-en-bebes

Para corregirlo en los más pequeños hay que trabajar para que la cabeza del fémur no se mueva y esté en su postura correcta, es decir, sin que se salga del acetábulo durante el tiempo que los médicos consideren. Esto se consigue con la férula de Milgram. Normalmente se pone tras pasar por una intervención quirúrgica para tratar la displasia de caderas en niños. Si la operación y la ayuda de la férula sale bien, el acetábulo irá creciendo en su lugar e irá agarrando la cabeza del fémur de modo adecuado y no se saldrá más de su sitio. Así conseguimos que desaparezca la displasia de cadera en el bebé.

Otro tratamiento es el uso de arnés de pavlik, un sistema que consiste en tener al bebé con las piernas volteadas hacia fuera, en posición de ranita. Este se utiliza en los seis primeros meses de vida.

Obviamente ambos procesos para tratar la displasia de caderas conllevan meses. Pero como decíamos antes, un diagnóstico precoz puede ayudarnos.

tratar-displasia-de-caderas-en-niños

Este articulo es informativo. Cada caso es diferente y, sin duda, dependiendo del enfermo, la edad, la situación de la lesión y del médico, pueden darse síntomas diferentes o proponerse tratamientos distintos a los aquí sugeridos.

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos