Escrito por Tendenzias

Hemorroides : Causas, Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

Las hemorroides, más conocidas como almorranas, afectan a multitud de personas. Os contamos en qué consisten, en qué se diferencias el hemorroides internas de las externas y cómo hay que curarlas.

Qué son las hemorroides

Las hemorroides son almohadillas de tejido submucoso, las venas del ano o la parte inferior del recto que se pueden hinchar y producir molestias severas e incómodas.

Esto quiere decir que todo el mundo tiene hemorroides, concretamente son las venas hemorroidales, que se pueden inflamar, aumentar de tamaño o incluso salir al exterior del conducto anal.

Los síntomas que suelen aparecer con mayor frecuencia cuando las hemorroides se inflaman es el picor, sensación de quemazón, dolor y sangrado anal. También hay que hablar de la aparición de un bulto en la zona del ano, esto se produce cuando las hemorroides salen al exterior (hablaremos de ello más adelante).

El sangrado aparece generalmente durante la defecación y suele mostrarse como sangre roja, fresca, que aparece tanto en la limpieza como en la taza. Como síntoma secundario puede aparecer el estreñimiento ante el temor o el dolor que puede producir el acto de defecar.

Por supuesto, no todas las hemorroides son iguales, sino que dependiendo de la zona donde aparecen se pueden distinguir entre diferentes tipos. Pasamos a verlos en el siguiente epígrafe.

Tipos de hemorroides

Podemos diferenciar dos tipos de hemorroides, las internas y las externas. En estas últimas es donde nos centraremos a la hora de hablar de cuidados y curas a realizar para sufrirlas lo menos posible.

Hemorroides internas

Las hemorroides internas se encuentran dentro del ano y hay diferentes grados de gravedad.

  • El Grado I destacaría porque no se produce una sensación de molestia severa o dolor.
  • En el Grado II las hemorroides tienen un tamaño mayor pero están en el interior del ano aunque si se hace algún esfuerzo en la defecación pueden salir, aunque se recolocan en el interior por sí solas.
  • En el Grado III las hemorroides pueden salir al exterior de forma inesperada y se tienen que recolocar de manera manual en el interior, puesto que la sensación que se produce es como si tuviera algo en el exterior del ano.
  • En el Grado IV las hemorroides se encuentran en el exterior de forma permanente, su tamaño es mucho mayor y pueden ser muy dolorosas.

Los síntomas de estas hemorroides son sangrado, comezón anal, prolapso, dolor y ensuciamiento de la ropa interior.

Hemorroides exteriores

Las hemorroides externas se encuentran en la zona exterior del ano y pueden resultar excesivamente molestas, llegando a ser muy dolorosas cuando se produce un coágulo de sangre sobre ella, lo denominado como hemorroide externa trombosada.

Hemorroides mixtas

Las hemorroides mixtas son aquellas que se encuentran en ambas zonas del ano, tanto en el interior como en el exterior.

Causas de las hemorroides

hemorroides

Las inflamación de las hemorroides puede derivar de múltiples factores:

  • Posible predisposición hereditaria cuando se describe que ha habido antecedentes familiares con hemorroides, ya que se cree que podría haber una debilidad congénita del tejido conectivo.
  • Hábitos alimenticios inadecuados pueden dificultar la excreción natural, por lo que se puede producir la hinchazón de las hemorroides.
  • Estreñimiento crónico y esfuerzo a la hora de hacer deposiciones
  • Una vida sedentaria favorece que haya problemas de estreñimiento, por lo que se podría decir que aumenta el riesgo de la inflamación de las venas hemorroidales.
  • En el embarazo es común que aparezcan las hemorroides por la presión que ejerce el bebé y el aumento de peso.

Ya conocemos las posibles causas de las almorranas. Ahora veamos cuáles son los síntomas que nos deberían hacer pesar en acudir al médico.

Síntomas de las hemorroides

Como ya hemos visto anteriormente, las hemorroides se puede clasificar en internas, externas y mixtas. Cuando las hemorroides son internas, en ocasiones no producen dolor ni ningún síntoma físico (hinchazón bultos) por lo que es más difícil detectarlas. Lo más habitual es darnos cuenta de que las tenemos tras observar sangre en el papel higiénico tras defecar, sobre todo cuando sufrimos de estreñimiento.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Sin embargo, hay otras ocasiones en las que las hemorroides salen al exterior, lo que se denomina prolapso. En estos caso los bulto se producen en la parte exterior del ano. Las venas hinchadas provocan dolor y dificultad para defecar, dolor y dificultad también para sentarse, sangrado al defecar, irritación anal, etc.

Por otro lado, cuando las hemorroides externas vuelven adentro del ano, es cuando se tiene esa sensación de picor, quemazón e irritación. Es una especie de sensación de ardor que nos acompaña en cualquier posición. Dependiendo de la gravedad previa de las hemorroides externas, puede llegar a ser muy molesto. Pero también puede ser un indicativo de que las hemorroides están curando.

Otros de los síntomas que pueden ocasionar las hemorroides son la aparición de una capa de mucosa en las heces, sangrado al defecar, estreñimiento y obstrucción intestinal, dolor persistente en la zona del recto y bajo vientre, sensación de que nunca se llega a evacuar completamente las heces, etc.

Por otra parte, decir que hay ciertas prácticas o hábitos que contribuyen a facilitar la aparición de las hemorroides, a aumentar su gravedad y magnitud, o a retrasar su curación. Algunos de los hábitos que pueden aumentar el riesgo de padecer hemorroides son la práctica del coito anal, la ingesta excesiva de alcohol, el consumo de alimentos con demasiado picante, etc. Asimismo, hay personas que son más propensas a sufrir este problema, como es el caso de aquellas que sufren estrés, los que tienen obesidad o las mujeres embarazadas.

Diagnóstico de las hemorroides

Las hemorroides o almorranas no son un problema demasiado grave, e incluso hay casos en los que, si estas hemorroides son ocasionales, ni siquiera van a necesitar tratamiento.

Sin embargo, en el caso de que los síntomas persistan, es importante acudir al médico para hacerse una revisión, sobre todo para descartar posibles afecciones más graves.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

En primer lugar se deben tener muy en cuenta los síntomas que reporta el paciente. Lo primer sería hacer una exploración visual de la zona. Sin embargo, dependiendo de los síntomas que reporte el paciente, también se puede hacer un tacto rectal para descartar lesiones o problemas más graves en la zona del recto.

Si aún así no está claro que los síntomas (por ejemplo, el sangrado al defecar) podrían estar causados por la presencia de un tumor en el colon o recto, en ese caso se procederá a realizar una proctoscopia o una colonoscopia o una endoscopia.

Asimismo, el médico podría decidir extirpar alguna parte de la hemorroide durante el proceso, lo que se denomina una biopsia, con el fin de estudiarla en el laboratorio y descartar la presencia de tumores. Asimismo, se analizará si los problemas pueden estar causados por pólipos, diverticulitis, etc.

En el caso de que el diagnóstico confirme la presencia de las hemorroides, el médico será quien nos encargue el tratamiento a seguir. Éste puede variar dependiendo de la gravedad o persistencia de las hemorroides.

Cómo curar las hemorroides: Tratamientos

Las hemorroides externas suelen producir muchísimo dolor, incomodidad y al final malestar emocional e irritabilidad. Es lógico que cuando uno padece las hemorroides externas quiera encontrar un alivio inmediato a esa sensación tan angustiosa.

Tratamiento para las hemorroides – cirugía

Lo primero que uno debe de hacer es ponerse en manos de los médicos y expertos que puedan indicarle algún tipo de procedimiento a seguir. Por ejemplo ¿es posible y recomendable la operación? Su extirpación sería una manera de hacer frente a la molestia tan acuciante que provocan las hemorroides externas pero, esto sólo está indicado para aquellos que tienen un sangrado intenso y el resto de terapias no han surtido efecto.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Tratamiento para las hemorroides – Cremas

En las farmacias y parafarmacias vas a encontrar multitud de cremas que han sido diseñadas con el fin de aliviar los síntomas de las hemorroides. Cremas con coritcosteroides y/o lidocaína para diminuir dolor y la hinchazón.

Hay cremas que tienen un efecto vasoconstrictor pero hay que tener en cuenta que este contraer los vasos sanguíneos no es saludable para las personas que tienen alta presión sanguínea porque pueden agravar los síntomas.

aloe vera hemorroides

Tratamiento para las hemorroides – Remedios caseros

Después podéis encontrar tratamientos caseros para aliviar las molestias como baños específicos en la zona que procuren cambios de temperatura, de agua muy caliente a agua fría, con una duración de 15 minutos.

Usar toallitas húmedas en lugar de papel higiénico y, si preferís el papel, que no contenga perfumes ni colores.

Apuesta por la ropa interior de algodón y ropa que no te presione.

Modificar la dieta alimenticia que estés siguiendo, apuesta por alimentos que te faciliten ir al baño con más frecuencia para evitar el estreñimiento y que sean unas heces más blandas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

El aloe vera se ha comprobado que es muy bueno para la piel y para el tratamiento de zonas más sensibles, hay personas que también la utilizan para aliviar la sensación de picor y quemazón de la zona. Si utilizas aloe vera natural tienes que prestar atención a que esté bien limpio de espinas y que sólo toque la parte carnosa del aloe para no dañar la zona.

Si nos centramos también en más plantas que ofrece la naturaleza, hay personas que se preparan cremas con ortigas o infusiones de esta hierba para disminuir el tamaño de las mismas.

A la hora de hacerle frente a las hemorroides hay que evitar pasar mucho tiempo sentado y, si no hay más remedio, intentar tener lapsos de tiempo para aliviar la zona y buscar cojines especiales. Es fundamental favorecer una vida activa, haciendo ejercicio y estar bien hidratado.

Como veis, son muchos los remedios posibles a la hora de hacerle frente a las hemorroides ¿queréis aportar alguno de vuestros trucos o consejos para aliviar el dolor de las hemorroides externas?

Evolución de las hemorroides

La evolución de las hemorroides depende de diversos factores, como puede ser el cuadro clínico que presente el paciente, la rapidez con la que se hayan tratado, o si se ha seguido el tratamiento adecuado.

Se podría decir que uno de los principales problemas de las hemorroides es nuestra propia vergüenza. Todavía hay mucha gente a la que le da vergüenza y la resulta difícil decirle al médico que tiene hemorroides. Es una especie de tabú estúpido que retrasa su diagnóstico y complica su curación.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Hay que decir que la mayoría de hemorroides se curan si se sigue el tratamiento adecuado y si se diagnostican a tiempo, aunque también es cierto que hay algunos factores (aprte del ya mencionado) que provocan una evolución negativa. Además, hay que señalar que aunque se curen, las hemorroides siempre son susceptibles de volver a salir.

Como decimos, hay diversos factores que pueden provocar el empeoramiento de las hemorroides. Uno es no tratarlas, o pasar de las indicaciones del médico. Otras tienen que ver con las hemorroides en sí. Por ejemplo, una de las complicaciones puede ser la creación de heridas o eccemas al limpiarnos con papel higiénico después de defecar.

En caso de tratarse de hemorroides externas de tamaño considerable, es posible que al limpiarnos con papel o al hacer excesivos esfuerzos a causa de la obstrucción rectal, se puedan producir sangrados abundantes. En ese caso es indispensable acudir al médico si no se han tratado todavía.

Por otro lado, dada la zona del cuerpo en la que aparecen, las hemorroides están muy en contacto con los desechos, gérmenes y bacterias que componen las heces, por lo que también son muy susceptibles de infectarse.Cuando esto sucede,  pueden aparecer abscesos, fístulas anales, o nuevos bultos con pus, que podrían tener que tratarse mediante cirugía.

Para evitar estas complicaciones y descartar problemas más graves, lo mejor es siempre acudir al médico lo antes posible. Pero también hay otra serie de consejos que podemos seguir para impedir la aparición de estas incómodas molestias.

Cómo prevenir las hemorroides

Hay diversos consejos que podemos poner en práctica para prevenir la aparición de hemorroides. El primero de ellos sería llevar una adecuada higiene anal, limpiándonos siempre correctamente, y luego lavar la zona con una jabón neutro. Hay que hacerlo suavemente para evitar quitar la capa de protección grasa del ano.

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);

Del mismo modo, hay que evitar forzar demasiado la evacuación en el baño, o estar demasiado tiempo sentado en el váter, ya que ello podría provocar que afloraran las hemorroides.

Por otro lado, hay que llevar una adecuada alimentación, evitando las comidas picantes o con altos contenidos grasas, y comiendo fibra para mejorar el tránsito y evitar el estreñimiento. También hay que evitar la ingesta excesiva de alcohol. Por otra parte, también hay que hidratarse de forma correcta. Lo ideal es beber al menos dos litros de agua al día.

Por otro lado, uno de los mejores amigos de las hemorroides es la vida sedentaria. El pasar muchas horas sentado también favorece la aparición de hemorroides, así que es importante moverse y hacer algo de ejercicio al día. Para las personas que pasan muchas horas al día sentadas, por el trabajo o la razón que sea, es recomendable sentarse en un lugar mullido o acolchado, y levantarse o pasear unos minutos cada hora.

En definitiva, las hemorroides son un problema bastante incómodo, doloroso y que a nadie le gusta reconocer. Lo mejor es acudir al médico si tenemos alguno de los síntomas que indican su presencia. Cuanto antes las tratemos, primero desaparecerán y menos dolor van a causar.

Enlaces de interés:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos