-    Escrito por inmi

Cómo muere un ahorcado

Todos hemos visto en las películas y series de televisión algún que otro ahorcamiento. Pero no sólo en la ficción vemos personas ahorcadas. Basta remitirnos a la ejecución del ex dictador irakí Sadam Hussein o a muchos suicidios que se producen de esta forma sea por el motivo que sea, desde una condena a motivos de depresión. Desde una mirada médico forense, os explicaremos qué cosas pueden ocurrir y causar la muerte de un ahorcado.

como-muere-un-ahorcado

Cómo muere un ahorcado

Muy poca gente sabe realmente las formas que tiene de morir el ahorcado. Estas se diferencian gracias al análisis médico y es necesario su estudio en muchos crímenes.

Que ocurre durante un ahorcamiento

que-ocurre-durante-un-ahorcamiento

En esencia, se comprime la tráquea y las arterias carótidas, requiriéndose para esto un peso de 2.5 Kg, que es prácticamente lo que pesa sólo la cabeza. También se pueden lesionar las arterias vertebrales, pero en este caso haría falta más peso (entre 10 y 20 kgs). Estos requisitos se cumplen perfectamente en el ahorcamiento con soga, donde el cuerpo del colgado supera el peso mencionado.

Pero vamos a entrar un poco más en profundidad en los mecanismos de la muerte por ahorcamiento.

En primer lugar tendríamos la asfixia, provocado por la lengua ocluyendo la orofaringe (esto es lo más frecuente y también puede ocurrir al amordazar a alguien).

Por otro lado tendríamos la anoxia o hipoxia cerebral (generalmente ocurre si el nudo es anterior al cuello donde apenas se afecta la vía respiratoria y no se produciría asfixia). En este caso lo más frecuente es que se presionen las venas, resultado un ahorcado azul por la congestión de la sangre venosa en la localización superior al lazo de la soga (la cabeza). En el ahorcado de nudo lateral, no se produce congestión porque no se oprime bilateralmente el cuello y el retorno venoso tiene una vía de escape. Por lo que sería lo mismo que antes pero sin ser ahorcado azul.

Pero en el caso de que la fuerza fuese aún mayor y comprimiese las arterias, el ahorcado ya no sería azul. Sino sería blanco. Importantes estos dos conceptos en el diagnóstico médico-forense.

Otra posibilidad es que la cuerda de la soga al apretar el cuello estimule el seno carotídeo, el cual activa el nervio vago provocando una muerte súbita con hipotensión, bradicardia y parada cardiorrespiratoria.

Por último mencionar otra lesión menos frecuente: la fractura del ahorcado con afectación de la médula (generalmente ocurre entre los ajusticiados que caen desde muy alto) provocando lesión vertebral. Aquí la persona muere por un shock medular agudo por la presión provocada por la fractura de las dos primeras vértebras, con el consiguiente fallecimiento inmediato.


¿Como saber si un ahorcado murió por el ahorcamiento o lo colgaron ya muerto?

como-saber-si-un-ahorcado-murió-por-el-ahorcamiento-o-lo-colgaron-ya-muerto

Cuestión importante al intentar diferenciar las causas de una muerte: ¿se suicidó? ¿lo ahorcaron intencionadamente? ¿o han intentado ocultar un crimen pareciendo un suicidio?

El que muere ahorcado intenta despejar la vía aérea, por lo que intentan sacar la lengua y muchos llegan a abrir la boca. Esto obviamente un muerto no puede hacerlo.

En el caso de que sea un ahorcamiento por homicidio, podrán existir signos de lucha como intentar quitarse la soga.

Muerte por longitud de caída

Tipos de ahorcamiento Desde que el hombre comenzó a realizar las primeras ejecuciones por ahorcamiento durante el Imperio Persa alrededor del 2500 antes de Cristo, su historia ha reunido hasta 4 maneras de acabar con la vida del condenado. Estas son: Caída corta: Es la primera en conocerse y la más usada, al menos, hasta la segunda mitad del siglo XIX. El condenado se ejecuta cayendo desde lo alto de una simple carroza de caballos. Cabe destacar que es la muerte por estrangulación más agónica, lenta y dolorosa. Caída estándar: Pasado el año 1850, el hombre comenzó a pensar en el dolor del ahorcado durante su ejecución, por lo que se elevó la altura del tablón que sostiene la soga hasta los 1,2 y 1,8 metros. De esta manera, la muerte sería más rápida e indolora. Caída larga: Es una fórmula inventada por el gobernador inglés William Marwood, en la que el condenado caía desde una distancia mayor que los demás métodos. Su introducción fue todo un escándalo, ya que algunas veces se llegó a decapitar al condenado por dar mucha altura a un peso demasiado grande. Ahorcamiento por suspensión: Es uno de los métodos más usados en países como Irán, donde las horcas son grúas móviles que elevan y exhiben al condenado una vez está en la soga.

Reacciones involuntarias del ahorcado

Reacciones del ahorcado El ahorcamiento en caída reducida produce una muerte por sofocación, con una agonía que puede tardar hasta los 20 minutos. Al caer de la soga, el condenado puede comenzar a moverse violenta y compulsivamente, lo que se llamaba en la Edad Media “bailar en la cuerda“. Para evitar que el condenado se zarandease demasiado una vez colgado, de primeras no se pensó en aumentar la distancia hasta el suelo, sino colgar un saco de arena pesado de sus pies. Un médico-forense francés, el Dr. Decoust, demostró que los ahorcados experimentaban una eyaculación incluso después de 48 horas de morir en la soga. Muchos procesados no morían por causas relacionadas al tipo de ahorcamiento, sino por reacciones involuntarias causadas por un shock inhibitorio, por síncope cardiaco e incluso por anemia cerebral brusca.

Curiosidades sobre las ejecuciones por ahorcamiento

Curiosidades ahorcamiento La llamada “caída larga” que hemos visto anteriormente, comenzó a extenderse en Gran Bretaña en 1868 después de prohibirse las ejecuciones por ahorcamiento en público. Los verdugos ya no necesitaban ser demasiado cuidadosos y calculadores ante los ojos del ahorcado, por lo que muchos perdieron el “prestigio” que por entonces se les daba en la época. No solo se ahorcaban hombres en la soga, en algunos casos se llegó a colgar cerdos en público. Es el caso del cerdo de Mortain, en la región francesa de Basse-Normandie, que en 1934 fue llevado a la horca por comer una hostia consagrada. El famoso médico legista Paul Brouardel escribió en su libro “La pendaison, la estrangulation et la suffocation”, que en Londres existió un “Club de los Ahorcados”. Se trataba de una asociación cuyos integrantes se ahorcaban ligeramente unos a otros para experimentar la sensación erótica del estrangulamiento. También existen sucesos de hombres desconcertantemente afortunados. Es el caso de John “Babbacombe” Lee, que en 1885 sobrevivió a 3 intentos de ahorcamiento en Exeter, capital del condado de Devon (Gran Breteña). Al verdugo, James Berry, no se le abría la compuerta pese a que funcionaba perfectamente cada vez que hacía una prueba sin el condenado. El juez no tuvo más remedio que cambiar la pena por servicios penales y Lee fue liberado en 1907.

 Vídeo de la condena a ahorcamiento de Sadam Hussein:

¿Os interesó este artículo? Aquí os dejamos otras curiosidades sobre medicina que podéis develar: