Escrito por Tendenzias

Cicatriz queloide: Qué es, causas y tratamiento

La cicatriz queloide es una anomalía de la piel que resulta muy desconocida para la mayoría de las personas. Normalmente sólo la conocen quienes la sufren, y puede que tarden en encontrar un médico especialista. Por eso hoy en DeMedicina queremos contarte qué es la cicatriz queloide, sus causas y sus tratamientos.

Antes de entrar en materia podemos definir este tipo de transtornos de la piel como una cicatriz que ha credido de manera desmedida. No todas las cicatrices que cierran con problemas son queloides. El porcentaje de casos de personas que cicatrizan con queloides no es muy alto, y no se trata de una enfermedad grave. Aún así es bueno aprender a distinguirlas, y estar preparados por si aparece una, ya que pueden ser molestas.

Qué es una cicatriz queloide

La cicatriz queloide aparece en el proceso de curación de una herida. La piel, normalmente sigue unos procesos para cicatrizar mediante los cuales segrega colágeno formado por fibroblastos. Cuando surge el queloide los fibrobalstos reaccionan anómalamente y comienzan a crear colágeno de manera excesiva. 

Hablando de cómo reacciona, el queloide es similar a un tumor en el que las células están fuera de control y siguen entendiendo que la herida está abierta todo el tiempo después de que esta ya está curada. Por lo que siguen tratando de cerrar la apertura de la piel de manera constante en capas superpuestas.

En la mayoría de las ocasiones este crecimiento desmedido de la cicatriz va más allá de los límites de la herida, alcanzando a lapiel sana de alrededor. Aunque cuando esto comienza, la cicatriz queloide sólo tiene una apariencia rojiza o quizá algo brillante.

Hay que dejar claro que no todas las cicatrices que cierran de manera anómala son queloides, a pesar de que se las suele llamar así de maner agenérica. Muy a menudo surgen cicarices hipertróficas. Estas suponen el mismo problema, sólo que la anomalía dura unas semanas o meses, y luego poco a poco se va frenando hasta parar, dejando símplemente una cicatriz algo más grande de lo normal.

Las cicatrices de este tipo están especialmente asociadas a las quemaduras, a las infecciones de una herida quirúrgica o de un traumatismo, al acné y a los piercings.

Por la calle es bastante habitual encontrar gente que denomina cicatriz queloide a cualquier cicatriz fea o poco estética, sin que estas lleguen a serlo. En muchas ocasiones sencillamente nos encontramos ante una herida mal cerrada.

Causas de la cicatriz queloide

No existe una causa concreta y determinada que se relacione únicamente con este tipo de cicatrices. Se sabe que aparecen con heridas que se han suturado bajo tensión o en zonas de piel muy gruesa, pero no ocurre siempre en estos casos.

La aparición de una cicatriz queloide no se debe a un único factor, y está relacionado con muchas causas diferentes y probables: factores genéticos y raciales principalmente. Por lo que, aunque surjan en muchas ocasiones como consecuencia de una operación quirúrgica, no influye a penas la técnica quirúrgica ni los cuidados postoperatorios.

Estas cicatrices salen por todo el cuerpo, aunque no son comunes en la cara ni en la tripa. Y sí en heridas situadas cerca del hueso. En cada persona aparecen de manera diferente.

Dos de las causas que más influyen es el sexo y la edad. Las cicatrices queloides aparecen más en mujeres que en hombres. En las mujeres aparecen especialmente en el escote y los hombros. En cuanto a la edad, es bastante más común en personas jóvenes, las más vulnerables en temas de la piel por la vitalidad de las células. Por otro lado, cuanto más oscura sea la piel, más probabilidades hay de que aparezcan.

Tratamiento para la cicatriz queloide

Hay una creencia popular que dice que la cicatriz queloide no tiene tratamiento posible y es mentira. La parte de verdad en esa leyenda urbana es que los queloides no responden bien a los tratamientos. Pero lo normal es aplicar diferentes técnicas en cada sesión, multiplicando así su efecto. 

Hoy en día es fácil controlar un queloide, y en el 50% de los casos se llegan a curar. Por eso los médicos recomiendan que se pruebe este tipo de acciones antes de pensar en operarlos. Al fin y al cabo la operación genera una niueva cicatriz que en lugar de mejorar la situación puede estimular más el crecimiento.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Actualmente hay tres posibles tratamientos generalizados, con los que se suelen conseguir grandes avances:

  • Aplicación de productos derivados de la silicona: Hoy en día se comercializan polímeros en forma de tiritas o de cremas que ayudan mucho en la formación de cicatrices. A menudo incluso se aplican de manera preventiva para evitar este tipo de soluciones. Las cicatrices hipertróficas se pueden arreglar con este tratamiento y los queloides, aunque no se curan, están más controlados.
  • Medicina intralesionar: Son medicamentos, normalmente cortisona, que se inyectan dentro del queloide. Es una buena opción en las primeras fases del problema, y si este no está en un nivel muy severo. También pueden funcionar los antiproliferativos que frenan la proliferación de las células que se reproducen rápidamente.
  • Solución láser: Los láseres que trabajan la proliferación de los vasos sanguíneos son idóneos para estos casos. Quitan oxígeno a los vasos evitando que las células puedan multiplicarse.

Lo más eficaz es utilizar los polímeros al principio para controlar la cicatriz, y luego tratarla con los otros dos tratamientos. Es decir, aplicar medicina intralesionar y una sesión láser vascular.

Los médicos aconsejan que en los casos de personas que ya han sufrido queloides se eviten cirugías innecesarias. O que se eviten cuando se prevee una carga genética heredada que puede producir este tipo de anomalía en la piel. En los casos en los que sea inevitable realizar una cirugía, o en los que se produzca una cicatriz de otro tipo, hay que tratarlas de manera preventiva. Aplicar parches de gel de silicona y corticoides desde el postoperatorio inmediato, para evitar la aparición.

Si quieres saber más sobre enfermedades y defectos en la piel no te pierdas los siguientes artículos:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos