Escrito por Tendenzias

Bradicardia sinusal: causas, síntomas y tratamiento

Hoy vamos a hablar sobre una afección del corazón que, en ocasiones, es benigna y no supone preocupación, pero en otras, podría llegar a necesitar de la implantación de un marcapasos. Se trata de la bradicardia sinusal. ¿En qué consiste? ¿Qué riesgos puede suponer para la salud?

¿Qué es la bradicardia sinusal?

La bradicardia podría definirse como lo contrario a la taquicardia. Si esta consiste en la aceleración de los latidos del corazón, la bradicardia es lo contrario, esto es, se produce cuando el corazón late más despacio. El número de latidos por minuto necesarios para que se considere bradicardia depende de la edad o el sexo de la persona, así, se considera que las personas adultas tienen bradicardia sinusal cuando sus pulsaciones descienden por debajo de las 60, mientras que en los bebés la barrera se establece en 90 pulsaciones.

La bradicardia sinusal se denomina así porque es originada en el nódulo sinusal, una parte del corazón que funciona a modo de marcapasos natural. La bradicardia sinusal es una afección que en muchas ocasiones no presenta complicaciones, e incluso es habitual que la sufran jóvenes o personas en muy buen estado de forma, como los deportistas profesionales. Sin embargo, hay otras ocasiones que puede provocar síntomas más graves y desencadenar otros fallos coronarios, por lo que es importante tenerla siempre controlada.

Veamos ahora más en profundidad las causas que pueden llevar a desarrollar la bradicardia sinusal.

Causas de la bradicardia sinusal

La bradicardia sinusal suele ser el resultado de algún otro factor. Principalmente son tres los factores que pueden facilitar la aparición de la bradicardia sinusal: por un lado los problemas del corazón como haber sufrido un infarto u otros problemas coronarios; por otro lado, también hay ciertos medicamentos que pueden provocar un descenso del ritmo cardíaco. como por ejemplo los antidepresivos, antiepilépticos o inhibidores de la MAO.

Otra de las razones que puede  provocar la aparición de bradicardia sinusal es, paradójicamente, el mantenerse en una muy buena forma física. Tener el ritmo cardíaco bajo también puede ser síntoma de un estad físico magnífico, en cuyo caso dista de ser un problema. Permite a los deportistas tener un mayor rango de capacidad de esfuerzo. Es célebre el ejemplo del ciclista Miguel Induráin, que tenían tan solo 28 pulsaciones por minuto en reposo.

También hay otra serie de razones o situaciones que son propensas a la aparición de bradiocardias. Por ejemplo, hay personas que ante una visión desagradable o un estímulo inesperado pueden padecer un descenso de las pulsaciones y sufrir un desmayo. También, durante la noche desciende el ritmo cardíaco, por lo que son comunes las bradiocardias nocturnas. El vómito es otra de las causas que provocan bradicardia sinusal momentánea.

Por otro lado, hay otros problemas o enfermedades que entre sus síntomas cuentan también con las bradiocardias, como puede ser el caso del hipotiroidismo, tumores en algunas partes del cuerpo, como el tórax o en el cuello, las enfermedades o inflamaciones cerebrales, y también haberse sometido a alguna operación, como por ejemplo cirugía ocular.

Finalmente, otra posible causa para la aparición de bradicardia sinusal es el estado de convalecencia de alguna otra afección. También, puede estar ligada y ciertos problemas de carácter emocional, por ejemplo en personas propensas a la depresión.

Veamos ahora cuáles son algunos de los síntomas de la bradicardia sinusal.

Síntomas de la bradicardia sinusal

La bradiocardia sinusal normalmente es asintomática, esto es, no presenta síntomas de ningún tipo, e incluso resulta beneficiosa para la persona y es sinónimo de buen estado de forma y de salud. De hecho, se cree que las personas con ritmo cardíaco más bajo tienen más esperanza de vida que el resto. La bradiocardia significa que las persona tiene pulsaciones más bajas, por tanto, resulta una ventaja en caso de deportistas que han de realizar grandes esfuerzos.

Sin embargo, hay algunas ocasiones en que la bradicardia sinusal puede traer algunos efectos adversos aparejados. Si estos efectos son muy notorios, la afección debe tratarse médicamente. La mayoría de estos síntomas tienen que ver con los mareos, fatiga, debilidad, etc. Y en los casos más graves se podría llegar a producir una pérdida de conciencia.

También se puede dar el caso de que se produzca un descanso del ritmo cardíaco, y que además este se vuelva irregular. En este caso se hablaría de una arritmia sinusal. En cualquier caso, como decimos, la mayor parte delas ocasiones, sobre todo entre la gente joven y en forma, la bradicardia sinusal no presenta ningún tipo de inconveniente y de hecho no se trata de ninguna manera.

Tratamiento de la bradicardia sinusal

Como ya hemos comentado en el punto anterior, hay ocasiones en la que la bradicardia sinusal no supone ningún contratiempo , no presenta síntomas de ningún tipo y no necesita ser tratada. Sin embargo, también hay otros casos en los que los síntomas de la enfermedad de presenta de forma severa, en cuyo caso será necesario tratarla.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

En caso de que el paciente presente síntomas asociados a esta afección, se deberá proceder a realizar un estudio cardiológico para confirmar las existencia del problema y conocer su alcance. También hay que tener en cuenta qué es o que ouede haber provocado este bajo rito cardíaco.

Por ejemplo, si los síntomas están siendo provocado por la mediación que estamos tomando, para volver a nuestro ritmo cardíaco habitual bastará con suprimir esa medicación. También es posible que se nos receten fármacos para combatir el descenso en la frecuencia de los latidos y otros de sus síntomas, caso de la atropina.

En los casos en los que los síntoma sean más severos, la solución será operar e implantar un marcapasos.

En definitiva, la gravedad o no de esta afección depende de la persona, de su edad, y de sus propias circunstancias. En algunos casos puede ser buena, pero si tenemos cierta edad y presenta asociado algún tipo de síntoma, lo mejor es que vayamos al médico o cardiólogo antes de que sea un problema mayor.

Te puede interesar:

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos