Escrito por Tendenzias

Beneficios del yoga | Las mejores posturas para principiantes

Cuando pensamos en la práctica del Yoga, muchos lo confundimos con una especie de ejercicios a partir de distintas posturas y estiramientos, pero en realidad, es mucho más, ya que cuenta con distintos beneficios para nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera. Si deseas comenzar a practicar esta disciplina, os hablamos a continuación de Beneficios del yoga | Las mejores posturas para principiantes.

beneficios-del-yoga-y-posturas-para-principiantes

Beneficios del yoga

Con el ritmo de vida que llevamos en la actualida, puede que notemos nuestro cuerpo y mente estancados, de modo que el yoga puede ser un buen remedio.

Dentro del mundo del fitness, se reconoce que yoga puede cambiar nuestra capacidad física y mental de forma rápida, mientras se prepara la mente y el cuerpo para obtener una salud a largo plazo.

La disciplina del yoga como tal, no implica tan sólo hacer ejercicio, sino que se puede identificar mejor como un estilo de vida saludable.

Entre los muchos beneficios que podemos encontrar en el yoga, está sobre todo el pode reducir los niveles de estrés.

Qué nos proporciona el Yoga

El yoga proporciona además una “paz interior” que nos permite poder afrontar los problemas y el día a día con un cambio de filosofía.

Las prácticas de respiración y meditación a través del yoga ayudan a fomentar un cambio interno en el modo de pensar.

Con ello, la vida cambia al instante, el modo de enfocar la vida, el trabajo, la familias, se enfoca desde un punto de vista más pacífico y relajado.

El yoga ayuda a aliviar el estrés y elimina los líos de la mente, lo que ayuda a estar más centrado en las tareas más importantes de la vida.

Otro de los beneficios del yoga, será el que podemos adaptar su disciplina a nuestra manera ser ya que cuenta con distintas posturas que podemos ver en un nivel, para principantes.

Posturas de yoga para principiantes

beneficios-del-yoga-posturas-para-principiantes-posturas-postura-montana-y-arbol

Postura de la montaña y el árbol

Postura de la montaña (Tadasana)

Comenzamos con una postura de yoga muy pero que muy sencilla. La más fácil de todas que consiste en estar de pie con los pies en paralelo, separando ligeramente los pies para poder mantener bien el equilibrio.

Miramos hacia el frente, con la espalda recta y los brazos a cada lado del cuerpo, estirados, de  la misma manera que los dedos de las manos.

Relajamos los hombros, y activamos los muslos y la columna para sentir como se eleva. Expandimos el pecho, elevamos el abdomen y abrimos los hombros con cada respiración.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Hemos de sentir el suelo, tomando conciencia de cada parte de tu cuerpo, para sentir la paz y la relajación.

Postura del árbol (Vrksasana)

A partir de la postura de la montaña podemos hacer la del árbol. Aunque tendremos que juntar las manos frente al pecho, con los hombros relajados.

Hemos de fijar la mirada en un punto fijo a la altura de nuestros ojos, y entonces lleva el peso de tu cuerpo a la pierna derecha.

Manteniendo el equilibrio, debes levantar ahora el pie izquierdo y apoyar la planta en la parte interna de tu muslo derecho, con los dedos de tus pies apuntando hacia el suelo.

Como somos principiantes, quizás te resulte más cómodo el apoyar el pie en la pantorrilla. Las manos deberán estar juntas sobre el pecho, o si lo prefieres, puedes elevar los brazos hacia arriba.

Debes mantener esta postura durante al menos treinta segundos y luego repite con la forma contraria.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Esta postura, similar a la de un árbol, nos permite concentración y equilibrio físico y mental.

beneficios-del-yoga-posturas-para-principiantes-posturas-postura-guerrero-y-triangulo

Postura del guerrero y del triángulo

Postura del guerrero I (Virabhadrasana)

Esta otra postura es también bastante recomendable para principiantes en el yoga, ya que es fácil de hacer y de mantener.

Consiste en juntar las manos sobre el pecho, y luego abrir las piernas, colocando una delante y otra detrás, pero formando un ángulo de unos 90 grados con la de atrás.

Deberás flexionar la pierna delantera y dejar la de atrás recta. Con los talones aliniados, las caderas rectas, y estirando ahora los brazos por encima de la cabeza, perpendiculares al suelo, con los dedos estirados hacia el techo y manteniendo la postura unos segundos para luego repetirla del otro lado.

Postura del triángulo (Trikonasana)

Esta postura quizás os suene más debido a que sin pensarlo, es una postura del yoga que todos hemos practicado de pequeños en la clase de gimnasia.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Consiste en estar rectos y de pie, con las piernas separadas un metro, y con los pies en paralelo el uno con el otro y firmes.

Debes equilibrar tu peso en ambos pies y sentir el suelo y la estabilidad. Ahora gira el pie derecho 90 grados hacia tu derecha.

Levanta el brazo izquierdo en paralelo a tu cabeza. Dobla ligeramente tu cuerpo hasta apoyar la mano derecha en la rodilla o más allá (dependerá de tu altura).

Respira unos segundos y cambia de lado. Esta postura nos centra y nos da estabilidad interior.

beneficios-del-yoga-posturas-para-principiantes-posturas-postura-perro-hacia-abajo-y-del-nino-600x164

Postura del perro mirando hacia abajo y del niño

Postura del perro mirando hacia abajo (Adho mukha svanasana)

Nos arrodillamos y colocamos las manos sobre el suelo, con nuestra espalda recta y completamente en horizontal.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Las manos deben estar justo por debajo de los hombros, y las rodillas justo por debajo de las caderas. Ahora eleva las caderas y estira las piernas.

Abrimos bien los dedos para apoyarlos mejor, y empujamos desde arriba de modo que podamos apoyar por completo los talones sobre el suelo.

Abrimos los omóplatos para relajar la tensión de la cabeza, y con las piernas estiradas, sentimos además como estiramos el resto del cuerpo y conectamos con la tierra.

Siente como estiras hombros, muslos y pantorrillas, como se abre el pecho, y se fortalecen las piernas y los brazos

Postura del niño (Balasana)

Estando de rodillas, colocamos la frente en el suelo. Estiramos los brazos, frente a la cabeza y producimos así el estiramiento de hombros.

Relajamos los hombros y dejamos que el peso de la cabeza recaiga totalmente sobre el suelo, para sentir así la tierra y sintamos confianza.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Tan solo debemos quedarnos meditando, o pensando en esa postura y así, lograremos poder relajarnos, logrando la calma, descanso y sosiego.
beneficios-del-yoga-posturas-para-principiantes-posturas-postura-de-la-cabeza-en-las-rodillas-y-torsion-espinal

Postura de la cabeza en las rodillas y de torsión espinal

Postura de la cabeza en las rodillas (Paschimottanasana)

Nos sentamos con las piernas estiradas hacia delante. Inhalamos y estiramos los brazos todo lo que podamos a cada lado de la cabeza y conservamos el estiramiento.

Exhalamos el aire y nos doblamos hacia delante desde la cadera, logrando una postura como si fueramos a tocar la pared que tengamos delante.

Conserva la columna recta y cuando sientas que ya no puedes estirar más, agarramos los dedos de los pies, aunque si ves que no llegas, coge entonces de los tobillos o de las pantorrillas.

Fíjate en que los pies permanecen juntos y flexionados, con las piernas estiradas. Cerramos los ojos, respiramos profundamente y exhalamos intentanto bajar un poco más desde el pecho.

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);

Se dice de esta postura que no solo nos aporta flexibilidad sino que nos ayuda a mejorar la digestión y además se dice que ayuda a disminuir la grasa corporal.

Postura de Torsión espinal (Ardha matsendrasana)

Nos sentamos con las piernas estiradas, los pies flexionados y la espalda recta. La pierna izquierda, doblada, debe ser llevada sobre la pierna derecha que seguirá estirada.

El muslo izquierdo debe quedar todo lo cerca de nuestro abdomen como nos sea posible. Apoyamos el brazo izquierdo en el suelo y se planta junto a la columna, firme y estirada.

Estiramos ahora el brazo derecho hacia arriba, y aprovecha para estirar más todavía la columna. Inhala y al exhalar, gira los hombros hacia tu izquierda.

Mira por encima del hombro derecho, o cierra los ojos y respira profundamente; con cada inhalación sintiendo tu cuerpo, músculos y huesos.

Aguanta la postura durante treinta segundos, y repite hacia el lado contrario. Con esta postura podrás mejorar la digestión, disminuir el dolor de espalda, estirar la columna y desarrollar la zona de los abdominales.

loadInifniteAdd(infinite_adv_7);

Artículo de interés:

YOGA, POSIBLE AYUDA CONTRA LA DEPRESIÓN

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos