Escrito por Tendenzias

Arteriosclerosis: Qué es, síntomas, causas y tratamiento de la arteriosclerosis

En DeMedicina siempre nos preocupamos por intentar daros toda la información posible sobre algunas de las patologías más comunes. En este caso os vamos a hablar sobre qué es la arteriosclerosis, cuáles son sus causas, sus síntomas y cómo se puede tratar o prevenir.

arteriosclerosis

Qué es la arteriosclerosis

La arteriosclerosis es una enfermedad progresiva que implica el endurecimiento y estrechamiento paulatino de la arterias perjudicando con ella gravemente la circulación sanguínea a causa de un exceso de grasa o colesterol en la sangre. Si bien es cierto que el envejecimiento natural de nuestro cuerpo va deteriorando nuestras arterias, también es verdad que el estilo de vida y la alimentación que llevemos tendrá gran influencia sobre el desarrollo más o menos tardío de dicho deterioro.

arteriosclerosis

Como decimos, la arteriosclerosis se produce por la acumulacion de placa, que es una especie de conglomerado formado por calcio, colesterol o grasa. Esta sustancia es pegjosa y cuando se endurece provoca que las arterias se hagan más estrechas y, por tanto, sea más difícil la circulación de sangre y oxígeno.

La arteriosclerosis puede afectar de diferentes manera al organismo. Por un lado, puede darse en arterias que lleven sangre al corazón; en este caso la arteriosclerosis podría provocar problemas como anginas de pecho o infartos. Por otra parte, hay otras arterias que llevan la sangre al cerebro; en este caso la persona podría sufrir algún tipo de derrame o infarto cerebral. Por último, también hay arterias que llevan sangre a las diferentes partes de las extremidades; en este caso la arteriosclerosis podría llegar a provocar adormecimiento, infecciones u otros problemas asociados a la falta de riego sanguíneo, llegando incluso a la necrosis.

A continuación vemos cuáles son algunas de las causas que podrían provocr la aparición de la arteriosclerosis.

Causas de la arteriosclerosis

La arteriosclerosis puede comenzar ya, incluso, antes de nacer. La futura mamá que durante el embarazo no ha cuidado correctamente su nivel de colesterol puede ser la causante de que su hijo nazca ya con placas en sus pequeñas arterias. También los niños a los que no se les cuida la alimentación o tienden de forma natural a la obesidad pueden presentar arteriosclerosis y riesgo de enfermedades vasculares tempranas.

Entre los 20 y los 30 años se puede producir un avance importante de esta enfermedad porque son unos años en los que no se piensa tanto en la salud a largo plazo, sino que uno se entrega a malos hábitos pensando que siempre se va a estar joven y sano. Pero no es así, y conviene tener presente que los cuidados de hoy son la salud de mañana.

Después de los 50 años para los hombres y los 60 para las mujeres el desarrollo de la arteriosclerosis se acelera. En esta época cualquier factor de riesgo adquiere una relevancia importante en la evolución de esta enfermedad. Ahora bien, aún así la reducción o eliminación de los malos hábitos puede ralentizarla y mejorar notablemente el estado de las arterias. En estos años, también se puede recurrir a tratamientos con medicamentos que ayudan a reducir las placas de grasa y a agilizar la circulación de la sangre.

Este cambio de vida no debe demorarse pues a partir de los 60 años la arterias han perdido bastante flexibilidad. Además, el endotelio también sufre el envejecimiento y deja de cumplir su trabajo de manera eficiente. Hay que tener en cuenta que el 85% de las muertes causadas por arteriosclerosis se produce en mayores de 65 años.

En consecuencia a todo esto, se podría resumir que la arteriosclerosis es una enfermedad que va bastante asociada a los altos niveles de colesterol malo, y que por tanto, los principales factores que fomentan su aparición es llevar unos hábitos de vida poco saludables, esto es ser fumador, llevar una vida sedentaria, y no cuidar la dieta.

Por ello, hacer ejercicio físico de forma periódica es muy importante para reducir los niveles de colesterol malo. Del mismo modo, hay que llevar una dieta rica y saludable, en la que no pueden tener cabida los alimentos grasos, las frituras, los azúcares o bollerías industriales, los productos lácteos, etc. En lugar de ello, se debe sustituir por una dieta rica en fibra, verduras, frutas o pescado.

Síntomas de la arteriosclerosis

arteriosclerosis que es
Las primeras fases de la arteriosclerosis no suele provocar síntomas y suelen producirse en durante la juventud, incluso durante la infancia. Comienza cuando poco a poco se van depositando cúmulos de colesterol en las paredes de las arterias que se van convirtiendo en placas. Esto se produce por factores como el practicar poco ejercicio, no llevar una dieta sana o por cuestiones de genética.

Básicamente encontramos como origen de este enfermedad una disfunción del endotelio. El endotelio es un tejido que recubre los vasos sanguíneos y que supone una barrera que, si funciona correctamente, evita que las placas de grasa se adhieran. El no controlar los niveles de colesterol o las subidas de la tensión arterial, el tabaquismo o la diabetes son algunos de los factores de riesgo que pueden provocar trastornos en el endotelio. Y uno de los principales problemas es que este tipo de trastornos no pueden detectarse con pruebas comunes.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La formación de placas en las arterias va estrechando el conducto por el que ha de pasar la sangre, lo que supone que la circulación irá cada vez más lenta. Esto puede dar lugar a la aparición de coágulos que pueden provocar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Como decimos, es probable que la arteriosclerosis no presente síntomas hasta que se manifiesta de forma repentina en forma de otro problema de salud. Sin embargo, siempre es importante prestar atención a ciertas señales y avisos que nos envía nuestro cuerpo y que nos están diciendo que debemos hacer algo al respecto. Estos síntomas varían del tipo de arteria que se vea afectada y de a dónde lleve la sangre.

Si la acumulación de placa está en una arteria coronaria (las que llevan la sangre al corazón) se suele traducir en un dolor en el pecho, como la sensación de que hay algo que aprieta en esa zona. Este dolor se puede extender a la zona de los hombros y el cuello. Normalmente esa sensación se agudiza al hacer ejercicio físico y desaparece al descansar. Del mismo modo, los problemas coronarios también se pueden traducir en arritmias (latidos irregulares del corazón), dificultades para respirar, dificultades para dormir o fatiga.

Si la acumulación de placa está en una arteria carótida (las que llevan al sangre al cerebro) podría llegar a causar un accidente cerebrovascular, como un derrame o un infarto cerebral. Por ello, es importante acudir al médico si notamos que síntomas como debilidad repentina, dificultad para moverse o parálisis repentina en alguna zona del cuerpo, dolores de cabeza muy fuertes y repentinos, mareos, náuseas o pérdidas puntuales de conocimiento, entre otros síntomas.

Si la acumulación se produce en una arteria periférica (las encargadas de llevar la sangre a la pelvis y las articulaciones) los síntomas suelen ser el adormecimiento de la zona. En algunos casos se puede llegar a complicar, produciendo necrosis en la zona y otras infecciones peligrosas por falta de riego sanguíneo.

Por último, también puede suceder que se vea afectadauna arteria que lleve sangre a los riñones, lo cual puede llegar a causar enfermedad renal crónica. Al principio esta enfermedad no suele presentar síntomas, aunque se van haciendo cada vez más frecuentes los mareos y náuseas acompañados de cambios en la frecuencia de eliminación de orina (o mucho más o mucho menos frecuente).

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Tratamiento de la arteriosclerosis

Como ya hemos mencionado a lo largo del artículo, la arteriosclerosis es una enfermedad que se produce por culpa de ciertos malos hábitos. Por lo tanto, la mejor medida para combatirla y prevenirla es darle la vuelta a esos hánitos y apostar por otros muchos más saludables.

Una de las vías más eficaces para reducir el riesgo de arteriosclerosis el la práctica de ejercicio. El deporte aumenta el conocido como colesterol bueno y elimina el  colesterol malo, disminuye la presión arterial, ayuda a controlar la diabetes, reduce la inflamación de las arterias y evita los coágulos de sangre, colabora en el mantenimiento del peso corporal adecuado y mejora la salud del corazón. Excelentes motivos para no demorarse en comenzar en practicarlo. Recuerda, la vida sedentaria es uno de los mejores amigos del colesterol y los problemas cardiovasculares.

Si a esto unimos una dieta sana y la eliminación de malos hábitos como beber o fumar, mejoraremos sin duda la calidad de nuestra vida y la de nuestras arterias. Por otro lado, también está demostrado que el estrés es otro factor que aumenta la acumulación de placa en las arterias, así que también es importante intentar liberar tensiones y si es necesario ir a terapias para reducir el estrés.

Por otro lado, también existe la posibilidad de hacer cirugía para desatascar una arteria periférica que lleve sangre a la pierna o una arteria coronaria. Ese proceso consiste en abrir la arteria y limpiarla de placa, pero solo se realiza si las medidas anteriores no han surtido efecto.

Hasta el momento no se han encontrado fármacos que ayudan a combatir la arteriosclerosis directamente, y la mayoría de recetas médicas van encaminadas a paliar alguna otra de las afecciones que puede producir.

Esperamos que el artículo os haya gustado y que os haya servido para entender la importancia de llevar un dieta rica y de hacer ejercicio y llevar una vida saludable. Para terminar, os dejamos con un unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Enlaces de interés
En DeMedicina tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.

Demedicina.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos