Escrito por Tendenzias

Amor al chocolate, programado en el metabolismo

Científicos suizos y británicos, apoyados por la marca Nestlé, han conseguido relacionar la predilección del hombre por el chocolate con un elemento químico concreto encontrado en el intestino de quienes lo adoran, el cual podría ser programado en el metabolismo y que se puede detectar fácilmente con un test de laboratorio.

Según parece, este elemento químico hace amar al chocolate y diferenciarlo claramente de otro tipo de dulces, y se encuentra en el aparato digestivo de aquellos hombres a los que les gusta este alimento, y no se halla en quienes sienten indiferencia hacia él.

Esto puede llegar a permitir el clasificar a los distintos individuos según su tipo de metabolismo, y así poder diseñar dietas específicas que no sólo sean sanas, sino que también se adapten perfectamente a las necesidades particulares de cada uno.

Este estudio, publicado en la revista de investigación American Chemical Society’s Journal of Proteome Research, ha basado sus conclusiones en las pruebas realizadas a once voluntarios que adoraban el chocolate por un lado, y a otros once que no consumieran este producto, (a los cuales, por cierto, tardó una año en encontrar). Los miembros de ambos grupos comieron chocolate o placebo durante unos cinco días, siendo cada jornada analizada tanto su sangre como su orina.

Los amantes del chocolate presentaron bajos niveles de LDL, el conocido como colesterol malo, y ligeras elevaciones de la albúmina, la cual es una proteína beneficiosa según los propios científicos. Es decir, que su estado de salud era bueno.

Y es curioso pues los choco-adictos presentaron este perfil aun cuando no comían tan delicioso manjar.

Así, este estudio muestra que las preferencias en cuanto a comida, incluyendo el chocolate, puede ser programado en nuestro metabolismo de manera que el cuerpo se adapte a una dieta en particular.

Esto puede ser una vía para solucionar el hecho de que, por ejemplo, una dieta alta en carne e hidratos de carbono puede resultar beneficiosa para algunos mientras que resulta perjudicial para otros. Conociendo el perfil de cada uno se podrá abrir la puerta a un nuevo tipo de dieta aún más personalizada, pues se tratará de la perfectamente adecuada a cada paciente.

El más profundo conocimiento del metabolismo humano proporcionará valiosa información sobre como mejorar la salud de cada uno. Llegará un día, puede que en unos cinco años, en que estos datos se puedan conocer con un simple análisis de sangre u orina, realizado durante una visita rutinaria.

Por otra parte, las mujeres no han sido incluidas en este estudio pues habría que tener en cuenta las variaciones que sufre su metabolismo a causa del ciclo menstrual. Pero sí que serán incluidas en el futuro, pues los investigadores quieren averiguar si existe algún elemento específico que diferencia, además, el género masculino del femenino.

Vía: http: www.physorg.com

Demedicina.com

Newsletter