10 Consejos para entenderte con tu médico
0 votos

10 Consejos para entenderte con tu médico

La American Heart Association nos da unos rápidos y certeros consejos para entendernos de la mejor manera posible con nuestro médico, lo que nos llevará a lo más importante: tener toda la información. Así sabremos qué es lo que nos pasa y tendremos la capacidad de decidir en cada momento (tratamientos, pruebas diagnósticas…)

  1. Pregunta a tu médico o farmacéutico las posibles interacciones y efectos secundarios de lo fármacos que estés tomando o vayas a tomar.
  2. Si necesitas consejo financiero, familiar o legal pide a tu médico que te ponga en contacto con un asistente social.
  3. En los casos de enfermos crónicos o con pluripatología, es muy útil que el paciente o su familia anote en un cuaderno los eventos, síntomas… que haya sufrido el enfermo y cuándo.
  4. Intenta que no se te quede ninguna duda en el tintero a la hora de ir al médico. Para ello es bueno tener por si acaso una lista con las preguntas que tengamos.
  5. Lleva un pequeño papel o cuadernillo para apuntar notas importantes de lo que te cuente tu médico. El estrés del momento de la visita y muchas veces el poco tiempo que estamos en la consulta, nos lleva a olvidarnos de información valiosa.
  6. Muchos pacientes se encuentran más cómodos y seguros si les acompaña un familiar o buen amigo.
  7. Sé honesto sobre tu estilo de vida (sedentarismo, alcohol, drogas, tabaco…). Tu médico no está para juzgarte sino para ayudarte, y los datos objetivos son los que mejor orientarán al clínico tanto para saber qué te ocurre como para proporcionarte el mejor tratamiento.
  8. En el caso de seguro privado, no dudes en preguntar si te cubre o no lo que te está proponiendo, el precio y las alternativas disponibles
  9. Si debes tomar de forma habitual fármacos, intenta llevar siempre contigo un papel con la lista de todos ellos y las alergias que tengas (esto último es muy importante)
  10. Y por supuesto, pregunta todo lo que no entiendas o no sepas, tu pronóstico y las alternativas disponibles (diagnósticas y terapéuticas). ¡No te quedes con ninguna duda!